Analizamos una a una las canciones de “El Disco del Año” de Blanco Piñata

Ya han pasado unos días desde que la banda Blanco Piñata publicase su primer disco de larga duración al que bautizaron por “El disco del año“. No es que tuvieran un ataque de egocentrismo ni prepotencia, nada mas lejos de la realidad, sino que dedican una canción a cada uno de los meses del año como podemos comprar cuando echamos un vistazo al listado de canciones.

Para saber más sobre la banda, te dejamos AQUÍ el enlace para que les conozcas un poco más.

Una de las primeras cosas que detectamos cuando lo escuchamos del tirón, además la gran producción (obra de Manuel Cabezalí y en los estudios de Dany Richter) es que los temas se encuentran conectados entre sí. Y no nos referimos a su temática, lo cual es evidente, ya que las letras sugieren diferentes estados personales en cada uno de los meses del año  haciendo referencia a una evolución, sino que en gran parte el final de un tema enlaza musicalmente con el siguiente, creando continuidad.

Esto le da a “El Disco del Año” mayor personalidad, aunque cada canción tenga identidad propia como pasamos a detallar a continuación:

01. Enero, Gran Despropósito

Una canción enérgica con una extensa intro musical, que ya desde el primer momento transmite la fuerza y la rabia propia de quien se sobrepone a una crisis, ruptura o conflicto. Un nuevo comienzo que se plantea desde la lucha de sobreponerse al pasado, para vivir dejando atrás las malas experiencias.
En este tema de apertura del disco, sacan toda la artillería en un potente combinación de guitarras, batería, sintetizadores y una línea de bajo que en conjunto nos recuerda esa sensación de desahogarse sacándolo todo.

“Siento la necesidad de alzar la vista al horizonte. Quiero correr, tengo el tiempo justo y puedo regresar a casa a contemplar todas las horas muertas.”

02. Febrero, Interludio

Como hace referencia su nombre, está canción se trata de un puente musical entre enero y marzo de apenas medio minuto (28 segundos, véase el guiño). Un piano que devuelve una melodía más tranquila, para rebajar la energía y calmar los ánimos de Enero, preparándonos para el dolor de la ruptura de Marzo.

03. Marzo, Un Pacto

Un pacto, un “tenemos que hablar”. Un buscar quién tuvo la culpa en una lucha que se da por perdida en el momento en que uno trata de controlar y cambiar a la otra persona.
En marzo la melodía la conquistan las guitarras, quienes toman todo el protagonismo en un doloroso “¿por qué?”

No quieras volver a todo lo que fui antes de encontrarme con tu necesidad de borrarme del mapa, y ahora dices que aprecias mi personalidad.”

04. Abril, Safari Nocturno

El animal que todos tenemos dentro encerrado se cansa de su letargo quiere atacar, y una vez que prueba la libertad no quiere otra cosa, y pide más y más, insaciablemente. Quizás eso que confundió con libertad no es lo que pedía, quizás hay algo dentro que no quiere asumir, y que es lo que realmente le tiene apresado.

“Tres besos tres millones de versos después descubres que no hay lago que calme tu sed.”

05. Mayo Incalculable

Un sonido más rockero nos cuenta los nervios de un comienzo. Ese momento en que los dos ven las señales que les llevan a dar el siguiente paso, y en el que solo importa lo que en ese momento está pasando por sus mentes, el resto da totalmente igual.

Ya nos hemos convencido, no tenemos que buscarlo más. Porque tenemos toda la razón, absolutamente toda la santa razón”

06. Ekaina

Una canción que rompe con la estructura básica de estrofas y estribillo, evolucionando desde un comienzo en el que se parte de un estado en el que todo va bien en una relación, y en el que todo va hacia arriba, cada vez a mejor, desembocando en un final de canción más enérgico y apasionado.

“Porque si el compás que marcas me seduce de esta forma, entiendo
que nada ni nadie nos puede contener.”

07. Julio, Ruta Sur

Unos aires más tropicales y playeros marcan este tema, donde unas gaviotas sugieren un amanecer en la playa. Y en un paseo por la playa van llegando las dudas. Unas dudas que no se quieren afrontar hasta que esa luz termina por encenderse. Un momento de descanso en esa crisis que todos tenemos alguna vez y que nos hace replantearnos si vamos por buen camino.
En un final, donde los coros toman una gran presencia, la melodía se ralentiza. Hay que afrontar la situación.

“Miro al cielo y no sé decidir. ¿Quién reduce el tiempo a pedazos? Todo vuelve a estar en su lugar, ya no pierdo tiempo.”

08. Agosto, No He Sido Yo (con la colaboración de Zahara)

Quitarse la máscara de ser quienes los demás piensan que eres, para mostrarte de verdad. Y hay veces que queremos dejar de cumplir las expectativas del resto, porque no somos tan santos, justos y perfectos como nos quieren ver, para dejar de centrar nuestras acciones en los demás y poder pensar al fin en uno mismo.

“Si regresa a casa no le da tiempo para mirar el tiempo de salida ni su sueldo hecho de voluntad. Sin gloria, sin pena, su pueblo medieval olvida a su viejo rey porque dejó de remar.”

El bajo toma un protagonismo en este tema en el que las guitarras van cruzando melodías hasta llegar a unos versos recitados por Zahara, haciendo de esa voz interior que nos hace tomar esta drástica decisión: “¡Ey, especial! Si apenas se acuerda de que era un monarca cuando monta en la barca que nunca escogió…”

09. Septiembre

Otro punto de vista de una crisis de pareja. Una situación en la que hacemos un llamamiento a la confianza, a reconocer los errores para
Una balada con sonidos más limpios de guitarras que parece pedir perdón.

“¿Quién quiere seguir discutiendo hoy? ¿quién puede seguir escuchándonos? ¿Quién podrá juzgar lo que hicimos juntos en mayo? ¿Quién resolverá nuestro dolor? Reconocerás que los dos nos equivocamos.”

10. Octubre, La Tormenta Perfecta

La balada rock por excelencia. Ese momento en que tienes un proyecto y te das cuenta que da igual el resto. Esos instantes en los que todo alrededor desaparece si de verdad tienes fe e ilusión.

“Somos la tormenta perfecta, somos decisión, somos ilusión.”

11. Noviembre Azul

Esta canción es la última que compusieron del disco, y con la que se atrevieron con sonidos más electrónicos marcados por la fuerte presencia de los sintetizadores y teclados.
Unos ritmos que innegablemente contrastan con el resto de temas del álbum, y que lo digital nos evoca a las tecnologías y redes sociales.

A veces esas herramientas nos hacen perder nuestra personalidad y voluntad y nos hace perder todo lo real, obsesionándonos con lo virtual.

“Tanto quiero a favor poder tener así tu mano que no distingo lo demás.”

12. Diciembre, Inventario

Un tema de dolor, donde recordamos los momentos que creíamos felices y siendo conscientes de que forman parte del pasado, y puede que de una mentira, haciendo el inventario de lo que nos ha quedado hasta encontrar la sal que echaremos a esa herida.

Finalmente, toca dejar atrás esa mentira, dejar de engañarnos y mostrarnos tal y como somos a nuestros seres queridos.

El ritmo se mantiene constante hasta llegar a unos estribillos donde la melodía se rompe como cuando rompes de dolor en tu duelo personal.

“Una cocina escarchada, y el rastro de sangre apenas inunda un lustro de vida superficial y profunda. Inventario, ya tenemos sal.”

Si escuchamos el disco en bucle nos damos cuenta que el final de Diciembre enlaza con el inicio de Enero, entendiéndose de esta forma mucho mejor esas ganas de volver a empezar rompiendo con todo lo anterior que nos mostraban en el primer tema.

Presentación del disco en directo

Como ya anunciamos en ESTA ENTRADA, Blanco Piñata presentará en directo los temas de El Disco del Año en la sala Siroco de Madrid el próximo 28 de septiembre.
Animamos a todos a asistir para ser testigos de la puesta de largo de una banda que tiene claro que quiere quedarse por mucho tiempo.
Podéis comprar las entradas AQUÍ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: