Así fue la segunda jornada del Capital Fest

La segunda jornada del Capital Fest comenzó seguramente antes para aquellos que dormimos en el camping que para los que durmieron bajo techo ya que, como era de esperar, a las nueve de la mañana nuestra integridad física se veía amenazada dentro de la tienda de campaña si no queríamos morir deshidratados y/o asfixiados. Un punto a favor de las instalaciones es que al aprovechar parte de este complejo deportivo, las duchas formaban parte de los vestuarios de dicho recinto, a diferencia de otras “duchas” temporales que montan en otros campings habilitados para festivales (Aunque la ducha de agua fría al levantarse tras un día de festival te regenera, a veces uno agradece el agua caliente).

La sesión musical de la tarde se encargó de abrirla el DJ Envenenadub, que fue calentando motores para animar a los asistentes que, al comenzar a las 19.00, buscaban la sombra como si permanecer al sol les costase tokens.

El primer grupo en tocar fue LAVIDA, agrupación madrileña que ganó el premio del jurado en el concurso de bandas que organizaba el festival, dando paso a Cárcamo, quienes con su rock&roll fresco se dedicaron a animar incluso al público que se encontraba esperando a Miss Caffeina en el otro escenario. Personalmente destaco una canción que me gustó bastante, Sigue tu camino, versión de la archiconocida You can go your own way de Fleetwood Mac.

Según iba oscureciendo, Miss Caffeina fue conquistando todos los rincones del Capital Fest, uno de los platos fuertes de la noche que además jugaban en casa. Tuvo especial emoción la canción “Reina”, canción inspirada por la ciudad anfitriona incluida en su último trabajo Oh Long Johnson. El concierto fue todo un espectáculo tanto musical como visual con un despliegue de iluminación que impedían mirar a otro lado. Finalmente cayó la noche y el recinto se convirtió en una enorme pista de baile en la que además de bailar, saltamos, cantamos y gritamos temas (o himnos, que no me canso de decirlo) como Mira como vuelo y Oh! Sana. Acabaron el espectáculo por todo lo alto (apoteósicamente diría yo) con Bitácora, Freed from desire (Canción mítica de Gala), Gladiador y Cola de Pez, las cuatro canciones del tirón, sin pausas entre ellas e intercalando un fragmento de Voge de Madonna en la última. ¿Qué más se puede pedir?

En el escenario secundario salió a comerse el festival Kuve, quien con una energía arrolladora atrajo bastantes adeptos entre aquellos que no la conocían (al menos en directo). Maryam Frutos recordó la última vez que estuvo en esta ciudad en el Talavera spring y se ganó al público por méritos propios con un buen rollo contagioso. Como aportación totalmente personal, ergo subjetiva, ya había escuchado a Kuve pero me faltaba algo que terminase de engancharme, y ese algo resultó ser su directo. Acabó su interpretación con 3.0 entre el público para hacernos a todos partícipes de su canción.

Se notaba que el sábado había más afluencia de gente que el viernes, no obstante, las dimensiones del recinto eran suficientes y cómodas como para poder moverse con facilidad. Con el escenario principal a reventar, comenzó el concierto de Sidecars, otro valor seguro. Con un público entregadísimo fueron desplegando su repertorio de canciones desde el pop al rock&roll siendo la delicia de todos los seguidores de la formación de Juancho. Como era de esperar, cerraron el espectáculo con Amasijo de huesos el cual se escuchaba casi a partes iguales por parte suya que del público.

Pol 3.14 nos deleitó con temas antiguos y de su último trabajo, publicado este año, Conexiones Artificiales (recordemos que no publicaban disco desde 2012 por lo que sus seguidores tenían bastantes ganas de escuchar su repertorio. Bajó al público para cantar Bipolar, canción que según él se hizo grande por la gente que fue quien la extendió e hizo popular. Finalmente se despidió con otro de sus temas más conocidos, Jóvenes eternamente, dejándonos con ganas de más Pol 3.14.

Se notaba que la M.O.D.A. era otro de los platos fuertes de la noche cuando la gente se empezaba a acumular y a apresurarse a coger buen sitio en el escenario principal. La agrupación burgalesa hizo un recorrido por lo más destacado de su repertorio, abriendo con Mil demonios, pasando por canciones como Catedrales o PRMVR y cerrando, como no podía ser de otra forma, con Héroes del sábado.

Acabado el concierto de la Maravillosa Orquesta Del Alcohol, llegó el turno de los DJ, que en esta segunda jornada corría a cargo de los Ochoymedio DJ y Economato DJ, alternativas bastante acertadas para acabar la fiesta como se merece.

Como comentario negativo sobre la organización, respecto al tema de la bebida, no nos gustó que los vasos no te los cambiasen. ( Por lo general en los festivales cuando el vaso está sucio te lo cambian por uno nuevo, cosa que en este no se dió.) Tampoco nos hizo mucha gracia el sistema de devolución del coste del vaso. [Recordemos que, como en la mayoría de festivales y con el objetivo supuestamente de reutilizar y reducir residuos, el vaso tiene un precio que suelen devolver posteriormente (de esta forma se aseguran que se reciclan correctamente).] Así, las normas de devolución se fueron informando sobre la marcha pudiendo ser algo incómodas; solo se podían devolver antes de las 24.00 y solo un vaso por persona. Todo esto nos parecería correcto si se supiese desde el principio, para organizarnos.  Para ediciones siguientes, no estaría de más que dichos criterios fuesen establecidos desde el principio para evitar malentendidos a posteriori.

Sin embargo, un detalle que nos gustó mucho fue tener los horarios de conciertos en el vaso del Festival, parece una tontería pero se agradece bastante para no tener que estar consultando el móvil constantemente para ver los tiempos.

Pese a estos inconvenientes, la valoración global de esta primera edición del Capital Fest ha sido bastante positiva. Esperamos que la organización tenga en cuenta estas opiniones para que las ediciones venideras sean todo un éxito, no solo en lo musical (en lo que nos ha parecido sobresaliente) sino en el resto de detalles.

¡Larga vida al Capital Fest!

Nos vemos en los festivales,

Fran Salamanca

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: