dig

Así fue la VII edición del DELESTE

El  sábado 17 de Noviembre  amanecimos en Valencia y no por pura casualidad. Madrugrabamos para asistir a la VII Edición del Festival Deleste.

Este año el festival ofrecía importantes cambios entre ellos la concentración del festival en una sola jornada y el cambio de ubicación al Palau de la Música. El cambio a este espacio emblemáticos no solo abría paso a otros estilos de música que en circunstancias normales no tendrían cavidad allí, sino que ofrecía muchas comodidades: espacios abiertos y cerrados en los que resguardarse del clima, sofás donde descansar, baños en perfectas condiciones,..Los conciertos se dividieron pues en dos escenarios: el primero en los jardines del Palau y el segundo en la Sala Iturbi (ubicada dentro del propio Palacio). Quizás el ver algunos conciertos sentados (y alguno de ello a las cuatro de la tarde) no nos pareció una idea muy atractiva, pero desde luego nuestros pies al día siguiente lo agradecieron enormemente.

El festival comenzaba a las 11:30 en la terraza y los encargados de inaugurar la jornada fueron Fuego Amigo, quienes quizás por su nombre, quizás por sus guitarras aceleradas mantuvieron a la tormenta prevista alejada. Los valencianos  estuvieron presentando EP “Ritmo Permanente”, un primer trabajo lleno de fuerza, frescura y dinamismo. La música comenzó a sonar  con “Fantasmas” para continuar con “Horas”, “Presidente”, “Camareras”, “Sistemas”  y cerrar con “Ovni”. Melodías pegadizas, precisión melódica, poderosos estribillos y una voz rabiosa son las razones que parecen proyectar a este grupo.

dig

Los rockeros fueron relevados por Els Jóvens, una presupuesta totalmente distinta que fusiona el folk y el pop con la música tradicional valenciana a través d unas letras costumbristas de talante moderno. El grupo abrió el concierto con “Vull viure d’aventures”,  una canción popularizada en nuestro país por Manolita Domínguez en la mítica serie de anime Bola de Dragón. Continuaron con canciones propias como “Jota Coreana”, “T’ailoviu més que l’hòstia” para después sorprendernos con “I think I need a new heart” de Magnetic Fields, donde además colaron un pequeño guiño a  “Cumpleaños Total”, uno de los temas más esperados de Los Planetas aquel día. Para ir acabando “El gol i la mort”, “It girl meua”, “Fantasma”, “Anís Teís” y “Bressol” como despedida. Un grupo, que a pesar de ser perseguidos por los problemas de sonido supo mantenernos en pie y disfrutando.

IMG_20181117_125408.jpg

Cambiábamos entonces de lugar, nos dirigíamos a la  Sala Iturbi, lugar que se encargó de inaugurar La Bien Querida. Solo dos personas en el escenario, Ana Fernández-Villaverde y David Rodríguez, supieron llenarlo por completo.  El concierto comenzaba con “Permanentemente” y “El lado bueno“. Así, tras dos canciones , con solo una guitarra acústica, unos samples y la aterciopelada voz de Ana ya habían conquistado al público. Llegaba el turno de “Recompensarte”, y aunque Jota de Los Planetas no hizo acto de  presencia,  David supo asumir y defender  la parte vocal masculina. No podían faltar “Arenas movedizas”, “Dinamitas”, “De momento abril” o “9.6”. Cerraron el concierto con “Poderes Extraños”, tema en el que todo el auditorio se mantuvo en pie.

IMG_20181117_135422.jpg

Volvíamos a la terraza. Era el turno de Wind Atlas, cuarteto barcelonés formado por Andrea (voz), Sergi Alejandre (guitarra y voz; también en The Destroyed Room y Sons of Woods) ,Iván (guitarra) y Raúl (batería). El grupo presentó en el escenario “An Edible Body”, disco lanzado este mismo año. Sin duda una propuesta que sorptendió, y es que la potente voz de Andrea iba a acompañada de envolventes movimientos que consiguieron hipnotizar a todos los presentes.  Un sonido etéreo y ambiental envuelta en un aire oscuro, un ritmo electrónico y una puesta en escena exquisita.

sdr

De nuevo al auditorio, eran las 16h y sentarse en un asiento parecía un somnífero, sin embargo Antonio, más conocido como Sr.Chinarro supo atrapar al público desde el primer momento. Antonio abría el concierto con “El cabo de Trafalgar” para después seguir con temas como  “San Borondón” o “Supersticiones”. Ya en el ecuador del concierto, el público se puso el pie para corear temas como “Del Montón”, “El Rito” o “El Progreso”. “Una llamada a la acción” fue el tema que cerró el concierto.

IMG_20181117_164600.jpgPermanecimos en la sala Iturbi, era el turno de El Petit de Cal Eril. Un triángulo equilatero adornaba el escenario, la portada de su disco “∆”, antes de que Joan Pons y su grupo saliesen a escena vestidos de blanco. Una vez en acción, la iluminación y sus introspectivas melodías fueron capaz de crear una atmósfera de metafísica nostalgia.

IMG_20181117_180116.jpg

Aunque muchos deseaban quedarse en el auditorio guardando sitio  para los Planetas la organización desalojó el auditorio (ya que la entrada a este concierto iba por separado). Al salir colas para entrar por ambos accesos recorrían todo el Palau. Todos querían vivir el concierto de cerca.(Yo desde luego tenía muchísimas ganas de ver a la siguiente artista y no dude en dirigirme a la terraza).

Marem Ladson rodeada de su banda aterrizó en el escenario para  presentar su primer álbum. Abrió el concierto con “Everyting” y continuó con “Mi corazón”, “West”, “For and about”, “Coming home”, “Sheets”. Marem se detuvo entonces para explicar que la siguiente canción era de uno de sus artistas favoritos: “Sheets” de Damien Jurado. Después de esta versión la lluvia volvió y los valientes nos resguardamos bajo la carpa para escuchar la penúltima canción: “Like a prayer”. La artista se mostró agradecida con los que se habían quedado y dió paso a su single “Shades of Blue”. En esta canción muchos de los asistentes se atrevieron a salir de la carpa y bailar bajo la lluvia, un gesto que la artista agradeció con una sincera sonrisa . Así, un mágico momento acompañado de una mágica canción cerró el concierto más íntimo del día.

IMG_20181117_182530.jpg

Tras el concierto tocaba salir por patas al auditorio (no olvidemos que la gente llevaba más de una hora haciendo cola para poder ver de cerca a Los Planetas). Lo cierto, es que no es de extrañar que fuera la actuación más esperada nos esperaba un concierto único. Celebrábamos el aniversario de “Una Semana En el Motor de un Autobús” interpretando el emblemático disco, junto a un quinteto de cuerda y piano.

Un gran letrero en el que se leía “XX ANIVERSARIO Una Semana En el Motor de un Autobús”, tres violines, un violoncello, un contrabajo y un piano esperaban la entrada de Florent y Jota. Como era de esperar, la entrada de ambos (con guitarra en mano) causo furor y desató los aplausos. Sonaban las primeras notas de “Segundo Premio” y  la voz de Jota le ponía letra “Sentado esperando a que llames, rezando por que des una señal, los días cada vez van más despacio y solamente puedo esperar”. Gran parte del publico comenzó a cantar el tema encargado de abrir “el disco”, mientras que otros sectores sisaban pedían silencio.

Sabíamos que escucharíamos el disco entero, pero no que se respetaría el orden de las canciones. Así  se sucedieron“Desaparecer”, “La Playa”, “Parte de lo que me debes”,  “Un mundo de gente imcompleta”, “Ciencia Ficción” o “Montañas de basura” en el orden acostumbrado , aunque con enriquecidos matices y una magnífica adaptación a un formato para orquesta.

El ecuador del concierto llegó con “Cumpleaños Total”, tema en el que todo el auditorio en pie iluminado bajo una luz violeta coreó “No será peor,  seguro que es mejor”.  El concierto continuo con  “Laboratorio mágico” y  “Toxicosmos”, tema que  consiguió emocionar a más de uno. Para acabar “Linea 1”“La Copa de Europa”.

El publico estalló en aplausos y a pesar de haberse despedido, los bises nos trajeron “Experimentos con Gaseosa” y  “David y Claudia”. De nuevo una ovación y lo que parecía la despedida definitiva. Pero, ante los gritos de “otra otra” Florent y Jota, acompañados por el pianista, volvieron a salir para poner el  broche final  con “Si estaba loco por ti”. Un concierto único que ninguno de los espectadores olvidaremos nunca.

IMG_20181117_195502.jpg

Finalizado el concierto de Los Planetas el auditorio cerraba sus puertas. Ya solo nos quedaba la terraza. Era el turno de Los Invaders. El cuarteto nos ofreció un concierto enérgico mezclando sus propias canciones con otros como  “Rockafeller Skank”,“Right Here, Right Now” de Fatboy Slim, el “Satisfaction” de Rolling Stones o “Superdetective en Hollywood”.

IMG_20181117_205830.jpg

Para continuar uno de los grupos más esperados, Los Punsetes. Ariadna, voz cantante de la banda, no solo salía al escenario vestida como una muñeca victoriana, sino que permanecía inmutable. El concierto comenzaba con “Tus amigos”, tema coreado por todo el público. Y es que, si algo tienen las letras de seguido de Los Punsetes, es que además de reinvidicativas con pegajosas. El concierto siguió con“Mabuse”, “Álferez”, “Tráfico de órganos”, “Presagio”, “Museo”, “Fondo de armario”, “Dos policias”, “Dinero” ,”Camino”, “Arsenal”. Pero fue en la parte final del concierto donde más voces entre el público se escucharon corear hits de la banda tales como “Tu Puto Grupo”, “Me gusta que me pegues”, “Maricas” y por supuesto, y ya para cerrar la actuación “¡Viva!” . Tras acabar , Ariadna pareció salir del trance en el que se hallaba y pronunció “Gracias Valencia, buenas noches”.

IMG_20181117_220117.jpg

Y llegaba el turno de lo electrónico.  El dúo barcelonés Tversky pisaba la terraza. Mientras uno de ellos pinchaba el otro iba alternando entre voz, saxo y teclado, ofreciendo una de las propuestas más interesantes de la jornada. Su elegante música disco funk consiguió  hacer bailar y olvidar la lluvia a todos los presentes.

IMG_20181117_232204.jpg

Por último The Basement cerró la jornada en el hall.

Después de un festival distinto e intenso, solo puedo decir que me volví a casa conquistada y con ganas de repetir cada año.

MÁS FOTOS AQUÍ

 

Fotografía y redacción: Helga Melgarejo de Ibarra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: