Cerramos enero por todo lo alto con Blanco Piñata y The Seventh Floor en Madrid

El pasado viernes 31 de enero tuvimos una nueva cita en la capital con los amigos de Blanco Piñata y The Seventh Floor, que volvieron a hacer sold out en el Café La Palma.

Blanco Piñata está en plena forma tras presentar El Disco del Año (del que ya te hablamos hace unos meses en ESTA ENTRADA), prueba de ellos es la racha de conciertos que lleva, habiendo colgado el cartel de sold out las tres ocasiones que se han subido a un escenario desde que el mencionado trabajo saliese a la luz.

¿Cuál será su secreto? Obviamente no lo sabemos (Si lo supiese, lo patentaría y me forraba, y hasta el momento no es el caso) pero gran parte de culpa seguro que la tienen los temas bastante cuidados, con letras que captan tu atención y te atrapan, y estructuras que huyen de los clásicos estrofa-estribillo-estrofa-estribillo-puente-estribillo. Si le sumamos la cercanía y el cariño que tienen con su público, pues no queda otra que ir peregrinando de sala en sala allá donde toquen para dejarnos llevar con Álvaro Moles, Dani Lanzas, Carlos Moles y Carlos Fernández.

El concierto arrancó igual que el año, con “Enero, Gran Despropósito“, ese mes que nos encontrábamos despidiendo aquella noche. Completaron la triada del comienzo “Febrero, Interludio” y “Marzo, un Pacto” reflejando una seguridad y control del escenario que vamos viendo evolucionar concierto tras concierto (Y que tanto nos gusta, obviamente).

Con un sonido en el que el grupo se sentía visiblemente cómodo, y que nosotros sentíamos estupendo, Carlos F nos presentó el siguiente tema dando una pista: “Muchas gracias. Buenas noches, buena gente. ¿Cómo estáis? Nosotros estamos muy guay, porque esto suena fenomenal, estamos muy a gusto. Y después de tanta Gloria, y tanto viento, y tanto frío, molaría escuchar otra vez el sonido de las gaviotas.”

Como todos interpretamos y reconocimos, sonaron los primeros acordes de “Julio, Ruta Sur“, en la que una vez más todos los allí presentes nos encontramos tarareando el estribillo, dejando que esos ritmos veraniegos se apoderasen de la fría noche madrileña.

Se sucederían “Mayo, Incalculable“, con esos solos de guitarra imposibles, y “Noviembre Azul“, presentando nuevamente al “bajista galáctico”, en alusión al casco que Carlos M suele llevar para interpretar el mencionado tema. Álvaro tomó la palabra tras dicha canción: “Estamos presentando El Disco del Año. No es un premio que nos han dado, es una movida que nos hemos inventado. Ese disco lo podéis comprar luego, y la verdad es que empezó todo con una canción que se llama Septiembre. Este señor (en referencia a Carlos F) en casa de estos señores (refiriéndose al resto), enseñándonos esta maravilla de canción que ahora os vamos a interpretar y os vamos a deleitar. ¡Gracias!“. Si a alguien le entra la curiosidad sobre los orígenes de este grupo, y más cocretamente sobre cómo está relacionada esta canción con este asunto, os dejamos en ESTE ENLACE la entrevista que les hicimos, en la que dicha historia cobra su sentido y se pone en contexto.

Cuando quisimos darnos cuenta, la sala estaba totalmente abarrotada, y en ese ambiente de cercanía Carlos agradeció al público su entrega: “Gracias a todos, hacéis esto mucho más bonito. Mil gracias” Gesto al que el público respondió con vítores de “Blanco Piñata, Blanco Piñata.

Además he comentado en más ocasiones que los grupos que siguen trabajando en nuevos arreglos para ofrecer diferentes matices y sonidos a sus seguidores merecen ser reconocidos, y ademas de honrarles les dota de mayor riqueza y calidad musical. Dentro de un año me veo a estos chicos regrabando el disco con nuevas reinterpretaciones de sus temas, al estilo Vetusta Morla con Canciones dentro de canciones.

El audio con los versos que Zahara grabó, indicó que había llegado el turno de “Agosto, no he sido yo“, tras la cual siguieron demostrando el afecto que tienen para con su público: “Es muy gratificante veros cada poco por aquí. Aquí o allá, da igual, siempre nos acompañáis . Es un gusto poder defender, tocar y mostrar nuestras canciones, nuestro cariño, nuestras emociones, delante de gente ta cariñosa y tan bonita.” Para proceder a agradecer a The Seventh Floor por invitarles esa noche, y recordar que su siguiente evento sería el 28 de marzo en la sala El Perro dentro del En Clave de Indie Fest, como ya os anunciamos hace unos días EN ESTA ENTRADA. Además avisaron de que están montando “Algo muy bonito y muy épico“, nosotros os lo contaremos, pero si queréis vivirlo de primera mano no dudéis en comprar vuestra entrada AQUI)

Ya en la recta final del espectáculo, una de las canciones más especiales tanto para la banda como sus seguidores, haría acto de presencia. Y es que “Octubre, la tormenta perfecta” consigue transmitir esa capacidad para buscar en tu gente la energía necesaria para luchar por lo que de verdad crees. Tras enlazarla con la emotiva “Diciembre, Inventario“, llegaría el momento de sus dos singles.

Se permitieron la licencia de jugar un poco con el público al principio de “Ekaina“, para mandar a todos a callar para escuchar alto y claro la cuenta de inicio que Álvaro marca a viva voz. Y tras ese “¡bat bi hiru lau!” se marcarían la canción más divertida y enérgica del disco. Además, aprovechamos para recordar que dicho tema consiguió alzarse con el título a mejor canción independiente de 2019 según los seguidores en Instagram de El Último Palco, detalle que tuvieron en compartir con todos antes de presentar dicho tema. Para despedirse, volvieron a hacer uso del ritmo frenético de “Abril, Safari Nocturno“, sacando todo el partido al estribillo para desembocar en un final épico, tanto de canción como de concierto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y estando arriba del todo de energía, llegaron Rubén Bernabé, Álvaro Serrano, Daniel Martín y Nacho Martínez, los chicos de The Seventh Floor a presentarnos su propuesta a medio camino entre el pop y el rock, con algunas pinceladas electrónicas. Con varios sencillos publicados hasta la fecha, estarían a punto de marchar al País Vasco a grabar su nuevo trabajo, como nos comentarían más adelante. Su último tema editado, “Maverick“, tan solo unos días antes del concierto, sirvió como presentación al mismo. Esta canción de pop progresivo con una protagonista línea de bajo, con aires más oscuro y, ritmo más lento y sugerente que su predecesora, nos da ciertas pistas sobre el sonido que encontraremos en ese futuro trabajo sobre el que tenemos tanta curiosidad en escuchar.

Ella“, canción que nos mostraron en marzo del pasado 2019 sería la segunda en sernos mostrada para pasar a tomar Rubén la palabra no sin antes quitarse la sudadera con la que había arrancado el show, que me estaba dando calor a mí sólo de verla. “Estaba hablando hace unos días con alguien, y me decía: Tío, he subido al monte Olimpo y me han dicho que no la han visto. Ha llegado hasta la colina… y está buscando a Saskia. Y quiere encontrarla, macho. Entonces, hay una persona que quiere dedicársela a ella, así que esta es para vosotros dos.”

Con estas bonitas palabras de dedicatoria, presentaron la balada romántica “Si no estás tú“, para dar paso al primer cover de la noche. Con la versión de “Valerie” de Amy Whinehouse, mostraron que además de sonar musicalmente estupendos, Rubén tiene una capacidad vocal que no dudó en ir luciendo según avanzaba el espectáculo.

Llegó uno de los momentos más emocionantes en su show, y no porque se tratase de ninguna colaboración, ni ninguna versión especial, ni ningún estreno ni tema propio: “Tenemos muchísimo que agradecer, porque hemos conseguido el crowdfunding. Gracias a vosotros“, con esas breves palabras, pero cargadas de sentimiento por lo que implica grabar en Bilbao su nuevo álbum, introdujeron uno de esos temas que estarán incluidos en el mencionado trabajo, “Solo entre la gente“. Una canción donde la electrónica pasa a tener un papel más protagonista, cambiando bajo por teclados y resultando un tema pop elegante y muy bailable. “Entre tus piernas“, otro de los temas que grabarán para dicho trabajo, fue el siguiente en el repertorio.

Llegaría a continuación “Mi sitio“, que fue la primera canción que grabaron en un estudio, sentimiento que nos quisieron transmitir a los allí presentes. “Nos encanta este tema porque es la primera vez que tuvimos la oportunidad de grabar en un estudio, y era la hostia. Entonces todo el curro que lleva componer, dejarse una pasta, ir a todos sitios… al final es buscar tu sitio en ese camino. Así que al final, cuando te subes aquí, sé que es Mi Sitio.”

Nadie en la calle” otro de esos temas con una base elegante y una melodía que no te invitaba, sino que te obligaba, a contonearte y sentir el ritmo en las caderas. Tengo ya este tema puesto en la alarma musical para ver cómo acaba sonando en la versión de estudio, porque tiene papeletas de ser una de esas para escucharlas en bucle.

La siguiente os la conocéis todos, todos“, es de las pocas palabras que Nacho dirigió al público, y con todo el criterio del mundo pues se trataba de la segunda versión de la noche, un verdadero himno de la movida madrileña. Y como a mí me gusta más una versión que a un tonto un lápiz, disfruté como un crío la divertida versión de “Ni tú ni nadie” de Alaska y Dinarama. Un verdadero éxito, tanto por la versión en sí como por la reacción del público.

Agradecieron estos el cariño a Blanco Piñata, para seguir fomentando el buen rollo entre bandas que transmiten tanto dentro como fuera del escenario. Tras “Nápoles” llegaría el single que publicaron anterior a “Maverick“, “Déjate llevar“. Nos comentaron además el significado de dicho tema, siendo especial por haber podido contar con la colaboración de Deu Txakartegi, vocalista de WAS, grupo muy admirado por Rubén, vocalista del grupo. Siguiendo los consejos recibidos sobre tocar en el escenario, pero dejándose llevar más, surgió la inspiración para este tema al cual nosotros también hicimos los honores haciendo que la música nos dejase llevar.

Se despidieron con “Una Manera“, agradeciendo a todos por haber conseguido ese sold out, y dedicándosela a todos aquellos a los que “le da perecita hacer canción protesta“. No obstante, ras los gritos de “Otra, otra” asistimos a una de las pocas veces en las que dicha petición termina realizándose. Y no nos referimos precisamente a cuando los grupos hacen el paripé de salir para volver a entrar sabiendo que faltan por tocar además las más emblemáticas, sino a un bis real. ¿Y que iban a tocar entonces si ya habían mostrado todo su repertorio? Pues repetir canción, con un par. Y qué mejor tema para repetir que volver a mostrar en directo su último lanzamiento. Así escuchamos “Maverick” por partida doble, para abrir y cerrar su espectáculo.

Sin duda uno de los descubrimientos personales a nivel musical de este año son estos chicos del sur de Madrid, a los que les seguiremos la pista más de cerca, sabiendo que próximamente tendrán nuevo material que mostrarnos. Además, recordamos que dicha banda tocará el 15 de febrero en la Sala Maravillas, así que todos aquellos que os quedasteis sin entrada o tenéis curiosidad por escucharlos en directo, tenéis una nueva oportunidad dentro de poco.

Nos vemos en las salas,

Fran Salamanca

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: