Corea la Buena y Lady Ma Belle hacen parada en Café La Palma de Madrid

El pasado 9 de noviembre tuvimos una cita con Corea la Buena y Lady Ma Belle, concierto que anunció el sold out horas antes del evento, lo que se traducía como un presagio de éxito esa noche.

La cita tuvo lugar en el Café La Palma de Madrid, y aprovecho como tantísimas otras veces para seguir reivindicando las salas pequeñas que sirven como trampolín y primera toma de contacto para las bandas emergentes. Al hablar con grupos de muchas partes de España, muchos critican la falta de oferta en cuanto a salas en las que poder tocar. Dado que en Madrid no tenemos ese problema, al menos de momento, aprovechemos y concienciemos al público que todas las bandas que tocan en el Wizink y La Riviera una vez fueron emergentes, y no hay sensación más bonita como espectador que ir viendo cómo un grupo va cambiando de salas subiendo el aforo.

Tras este momento intenso músico-social, volvemos a la sala en la que nos encontrábamos entre multitud de gente con camisetas de Corea la Buena, indicativo del tirón de esta joven banda afincada en Madrid. Tras una intro musical en lengua oriental (vamos a imaginarnos que era coreano) comienzan con “Picnic Para Tres“. Hasta el momento no hemos investigado si esa intro era parte de un himno, si es algún fragmento conocido o si es un trozo al azar extraído de Youtube, pero en cualquier caso refleja ese carácter del grupo con una pizca de humor irreverente.

Tras “Querer y No Poder” (canción no publicada hasta el momento) Fede, quien da voz a la banda, nos presentó otras dos inéditas: “Sin Embargo” y “Presentimiento“, todas ellas siguiendo el espíritu pop con aires jazz por la influencia del teclado y la fuerte presencia del bajo acompañándose mutuamente.

Este bloque lo cerraron volviendo al EP que Corea la Buena ha publicado este año, y que lleva por título Made in, con “De Color Café“.

No es la primera ve que hablamos también que una buena estrategia para una banda que acaba de empezar que intercale alguna versión en su setlist en sus primeros conciertos, cosa que nuestros amigos coreanos se tomaron en serio y con sorpresas. La primera de estas versiones fue “Mil Horas“, del mítico grupo argentino Enanitos Verdes, adaptada, como tiene que ser, a su estilo.

A continuación siguieron con las versiones, pero esta vez se quedaron en España para homenajear a Supersubmarina con “Canción de Guerra“. La primera sorpresa de la noche fue la colaboración para este tema de Dani de Ender, empezando la guerra fría, pero no el tiempo de la anarquía, porque el concierto siguió su curso.

Volvimos a Made in, con “Komorebi” (que no es una palabra coreana sino japonesa, os dejamos deberes para que averigüéis el significado) en la que el guitarreo tomó mayor protagonismo. A continuación se dio la tercera y última versión de la noche, la cual fue una sorpresa en sí. Aunque no era originalmente coreana, era oriental, y tampoco nos vamos a poner coherentes con el origen de este temazo que nos devolvió a la infancia a gran parte de los asistentes en la sala (espero que como mínimo a todos los millenials). Y este tema, que no presentaron y por tanto tuvimos que identificar cuando comenzaron a tocar, no es otro que la primera de las opening de Digimon. Sobran el resto de comentarios.

Encarando la recta final del concierto presentaron otro tema nuevo, que llevaba por título “Mapas“, generando unos ritmos más tranquilos y melódicos, relajando por tanto un poco el ambiente para interpretar los tres temas restantes de Made in. En primer lugar “El Motivo” siguió con esa línea tranquila, lo que no quiere decir nos mantuviese estáticos, porque esa línea de bajo de Nacho incitaba agresivamente a menear las caderas.

Para cerrar volvieron a sacar toda la marcha con “¡No Todo Son Formas!“, en la que aprovecharon para presentar la banda: Kevin a los teclados, George a la Batería y Juan Carlos a la Guitarra. Se despidieron con “Boda“, la que fue adelanto de este trabajo que hemos mencionado y que estuvo cantada casi a dúo entre Fede y el público, y que nos dejó un rato tarareando el estribillo de esa boda que pintas.

Tras el cambio de instrumentos, cables y demás ajustes entre grupos, tomó posesión del escenario la banda murciana Lady Ma Belle.

Lady Ma Belle

Aprovechando el subidón que habían dejado sus predecesores en escena, arrancaron con “Imperfecto” con algún problema de sonido que rápidamente se solventó. Tras los agradecimientos a Corea la Buena, y siempre reflejando esa intención de sentir la cercanía y el calor del público, Félix nos invitó a todos a acercarnos a primera línea de combate, para evitar ese hueco que genera una barrera ficticia entre artista y público.

Seguimos bailando con “Luces en el sol” y “Antifaz“, para pasar a la intensidad más tranquila de “Me lo merezco“, en la que consiguieron implicar en los estribillos a los asistentes (Uno tiene que lucirse en los estribillos y más cuando son sencillos, no podíamos fallar) y “Diecisiete“.

En “Cobalto” aprovecharon para contar algo más sobre la historia tras la canción, en la que una pareja vuelve a coincidir un tiempo después de haber roto sus lazos, pero nunca no volverían a encontrarse (cuando conoces el trasfondo de los temas, los vuelves a escuchar de una forma más rica, y no me refiero a culinariamente hablando).

Tras presentar al resto de miembros del grupo (Roberto a la guitarra, Gabriel al bajo y esa noche Germán a la batería) llegó el momento de la canción que da nombre al primer LP de la banda, “Seré“. Un tema que está inspirado en esa enfermedad tan dolorosa como es el Alzheimer, y cuyos beneficios están destinados a la asociación Afamur, encargada de cuidar en Murcia a los enfermos de dicha afección. Además, la interpretaron de manera acústica con Juan Carlos y Fede de Corea la Buena, sin duda el momento más emotivo de la noche.

Lady Ma Belle

Tras la ovación pertinente, plantearon la recta final del concierto con “París“, esa canción de estribillo pegadizo sobre el viaje equivocado que uno de los miembros del grupo realizó. Llegó el momento del single del que será su futuro trabajo, un tema que nos habla sobre la sensación cuando, tras meter la pata constantemente, comienza a darte todo igual. “Qué Más Me Da“, esa balada con aires pesimistas, fue capaz de contagiar al público los pegadizos acordes del estribillo, sirviendo para introducir al tema con el que cerrarían el concierto. Como es habitual, se trató de “Noche de Sexo“, ese tema canalla y divertido en el que previamente Félix aprovechó para jugar con el público, cantando con ellos el estribillo a Capella.

Como anécdota, tras la foto de grupo pertinente y cediendo a las presiones del público, Félix se arrancó con la guitarra a cantar en acústico y sin micrófono la canción de humor “Flequillo” (en realidad no sé ni siquiera si se llama así, pero al menos que conste en acta el sentido del humor de los miembros de Lady Ma Belle).

Finalmente, esperamos que por un lado Corea la Buena siga trabajando el éxito de Made In, y que sigamos escuchándolos en más salas, y por otro, seguiremos atentos a Lady Ma Belle con las novedades de su futuro nuevo trabajo.

Nos vemos en las salas,

Fran Salamanca

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: