Live in Los Cármenes con Beatriz Rodarte, Beluga y Ganges

Live in Los Cármenes: una experiencia sensorial única en un ambiente íntimo. Se trata de música en directo con la peculiaridad de que escuchamos a los artistas a través de auriculares, lo que nos permite sentirnos en un estudio de grabación, al tiempo que tenemos a los artistas a escasos metros de distancia.

El evento arrancó con la brasileña Beatriz Rodarte y su tambor, que, acompañada por Mauricio Caruso a la guitarra y José Manuel Díaz al bajo, nos deleitó con canciones de su último álbum Tamborana, mezcladas con otros clásicos en su repertorio.

La imagen puede contener: una o varias personas e interior

En sus temas, en su mayoría escritos por ella misma, podemos apreciar sus raíces brasileñas, marcadas por el característico Tambor Mineiro, acompañado de su sugerente voz.

Sus letras, cargadas de sentimiento, hablan de fuerza femenina, de la necesidad de desconectar en una ciudad tan agitada como Sao Paulo, donde reside actualmente, o nos invitan a pedir un deseo junto a ella, como su single Oxalá.

La imagen puede contener: 4 personas, personas en el escenario

Beatriz únicamente se separó de su tambor y se hizo con la guitarra para interpretar Frente a Frente, compuesta junto a Felipe Cambeiro, que fue una de las favoritas del público.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, calzado e interior

Tras una pequeña pausa retomamos los cascos para disfrutar del dreampop de Ganges, el proyecto de Teresa Gutiérrez.

La imagen puede contener: 6 personas, personas en el escenario

La intérprete nos confiesa que Rosy Retrospection es su favorita, y con razón: se trata de una canción policromática con una base profunda, que crece hasta resolverse en un llano de paz. 

Continuamos con un tema inspirado en su tierra natal, Santander, titulado 400 Millas Norte, su primer tema en castellano. Una balada con toques de nostalgia donde podemos apreciar que la sutileza de su voz no entiende de idiomas.

Ganges supo demostrar una puesta en directo elegante y ecléctica, que culminó con Yellow Lights, un tema con una base industrial característico que recuerda a Imagine Dragons o Linkin Park.

Para terminar la tarde, contamos con una banda que está rompiendo con el panorama musical madrileño, y por qué no decirlo, también el nacional.Beluga nos deleitó con su último álbum, Tiempo de Leones, de principio a fin.

La imagen puede contener: una o varias personas, cancha de básquet e interior

Una evolución de su sonido, con matices más oscuros y más íntimos, que contactan con lo más primitivo, como A 40 Grados, o Tierra de Palmer. Todo ello alternando con temas que nos hacían revolvernos en nuestros asientos convirtiendo casi en una tortura no empezar a saltar al ritmo de su energía y pasión, como Detrás del Corazón o Bioluminiscencia.

La imagen puede contener: 3 personas

Para acabar, nos regaló tres de sus temas emblema del primer disco, Búmeran, gran detalle para los fans más veteranos.

La imagen puede contener: una o varias personas

Siempre es un acierto escuchar a Beluga. Ya sea en acústico o en un festival, su sonido propio, sus ganas y su puesta en escena, me darán la razón.

La imagen puede contener: 5 personas, personas de pie e interior

Belén GM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: