Los Invaders toman la mítica sala El Perro De La Parte De Atrás Del Coche

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, noche, concierto e interior

Tras la presentación de Marsella, cuya crónica podéis leer aquí, llegó el momento de Los Invaders, agrupación valenciana que aprovechó el ambiente festivo que habían dejado los madrileños para pasar a sonidos rock o punk con aires electrónicos que conquistaron los temas en la lengua de Shakespeare. 

Tengo que reconocer públicamente que siempre lo he pronunciado “In-va-ders” (así, tal cual suena en castellano) en lugar de “inveiders” (suena muy cateto, pero era tan obvio que un nombre en inglés se pronunciase en inglés que me hizo gracia lo absurdo de mi error).

La imagen puede contener: 2 personas, personas tocando instrumentos musicales, personas en el escenario, noche y guitarra

Con un sonido que nos daba aires a una versión más cañera del de grupos como WAS o The Rapture, interpretaron canciones de su primer trabajo Take Me Home así como otras inéditas hasta la fecha. 

Comenzaron el espectáculo con un audio de la mítica canción de los cazafantasmas (jugando un poco en el estribillo y cambiando el conocido “Ghostbusters” por “Los Invaders”) mientras que los miembros de la banda tomaban posiciones para comenzar tocando “Session Part I”, marcando la pauta de un rock electrónico (o rock del futuro, como lo llaman ellos) y bastante personal que se aleja de los sonidos más comerciales del pop y el rock.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, personas en el escenario, personas tocando instrumentos musicales, noche, concierto e interior

Pese a que la acústica de la sala El Perro de la Parte de Atrás del Coche no es que nos convenza 100% para los directos (animamos a la gente a que también se pase en su versión pub/discoteca), el ambiente íntimo que se genera genera bastante conexión con los artistas, como demostraron con “Who Kill Them”, en la que comenzaron a desplegar todo su carisma y descaro en una sucesión de ritmos muy cañeros en los que el cuerpo te pedía separar los pies del suelo para ir pasando a mover hombros, caderas y el resto de articulaciones de las que no estuvieses lesionado en ese momento.

La imagen puede contener: 2 personas, personas tocando instrumentos musicales, personas en el escenario, guitarra, noche e interior

Llegó el turno de mi canción favorita de las que tienen publicadas hasta la fecha, “I Wish You Were In My head” en la que el público coreaba junto con ellos los acordes de las partes musicales previas al estribillo. Pasaron por “Easy Love”, otra de las canciones inéditas y que indicaron que sería su nuevo single, aunque no saben cuando, y “Satisfy”, jugando con la canción e intercalando los acordes de “Let Me Out” de Franz Ferdinand en el puente musical antes de los últimos estribillos de la misma.

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical y noche

Siguieron intercalando canciones inéditas como “Wrong Is Right”, en la que jugaban con algunos samples hablados y aires más electrónicos, y en todo momento animando al público madrileño que allí se encontraba saltando y vibrando con ellos (saltando en un concierto de esta gente se te quedan los gemelos y glúteos como después de una sesión intensiva de sentadillas, así que ya tenéis una forma interesante y divertida para lucir pierna este verano los que no vayáis tarde para la Operación Bikini)

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, guitarra y noche

Llegó el momento de “Obey”, canción grunge-rock-punk (y algún otro sinónimo de sonido más ruidoso y visceral) que efectivamente, y según ellos, “se salía un poco del tiesto” para que supiéramos que se trata de (niños, no leáis esto) “el mejor puto grupo de este puto planeta”. En sus últimos acordes, enlazaron con “Jekyll And Mr. Hyde” otra de las canciones que tienen publicadas hasta el momento.

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, noche

Miguel en todo momento animaba al público a gritar y a animarles con ese aire canalla e irreverente, tan metido en el papel que daba los agradecimientos con un “Thank you so much motherfuckers” en vez de con un “Gracias”, todo un detalle.

Encarando el final del concierto, interpretaron “Start Me Up”, en la que intercalaron los míticos acordes de “Axel F” (quien diga que no le suena para nada esa canción, que la busque y escuche los primeros segundos, y me diga entonces si son míticos o no)

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical e interior

Se despidieron “Los putos Invaders” (Eso no lo digo yo, lo dijeron ellos) con “I Wish You Were In My Head”, interactuando con el público invitándole a agacharse para dar el salto en el momento álgido del estribillo y acabando por todo lo alto con ese remate musical de la canción lleno de ritmo para no parar de bailar hasta el último segundo de su actuación.

Esperaremos con los brazos y oídos abiertos todos esos temas que tienen aún por publicar y todas las novedades que Los Invaders tienen por mostrarnos próximamente.

¿Dónde podemos volver a verlos? Me alegra que me hagáis esa pregunta. 

Pues podremos verles en numerosos festivales como el Polifonik Sound, el Low Festival, Cooltural Fest, B·Side Festival o Spring Festival.

Nos vemos en las salas,

Fran Salamanca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: