Crónica: Miki Núñez y Malva revolucionan la sala Garaje Beat Club

Hace exactamente una semana asistiamos al concierto de Miki Nuñez en la Sala Garaje Beat Club y hoy os contamos como fue.

(Para quien ande despistado, Miki, además del sexto finalista de Operación Triunfo 2018, ha sido el representante de Eurovisión 2019)

Ser un ex-triunfito suele arrastrar más la etiqueta que el éxito. Lo cierto es que siguiendo de cerca los distintos post-OT vemos como cada un se ha guiado por su estilo, lo cual debería llevarnos a desechar esta etiqueta y valorar lo que nos ofrecen musicalmente. Miki se ha de decantado por el ska, camino que marcó “La Venda” (tema que le compuso La Pegatina para su candidatura a Eurovisión). Así, El joven de 22 años lanzaba su primer disco, “Amuza”, en septiembre de 2019, consiguiendo el puesto Nº1 en ventas superando a trabajos musicales como “Vamos a volvernos locos”. 

Días antes del concierto de Miki en Murcia recibimos una noticia que nos alegró enormemente. Miki estaría acompañado de Malva, quienes además de telonearle cantarían un tema con él. (Para quien siga despistado Malva es un joven grupo murciano, formado por Carlos Segura, Gabri Cortés y Alejandro Sotomayor, que saltó a la fama en X Factor 2018).

Así, llegado el día encontramos una cola que atravesaba la calle por la que llegábamos a la sala, cientos de fans querían estar lo más cerca de Miki posible.

Llegadas las 21h el fondo del escenario de Garaje Beat Club se iluminaba de color morado para los teloneros  (lo cual no sabemos si fue a drede pero les venía como anillo al dedo); Malva pisaba el escenario de la sala y como cada vez que pisan uno lo hacían con fuerza y con aplomo. Carlos Segura, vocalista de la banda tomaba posesión del micro; “Esperamos que os guste, vamos a estar un poquito aquí.. Y de verdad, es un placer ver a tanta gente que apuesta por la música en directo. Me gustaría pedir un aplauso para Miki, por supuesto, que es un grande, Somos Malva y esta es una de nuestras canciones, esto se llama Termodinámica.” Daba comienzo a la música y dos guitarras y un vocalista que devoraba el escenario ponían a toda la sala a saltar.

“En Murcia tenemos al mejor público y también a los tíos y las tías más guapas. Es un honor tocar en la sala Garaje, donde hemos tocado tantas veces” decía un frontman agradecido, quien pedía entonces un aplauso para todo el personal de la sala, desde técnicos a camareros e introducía la siguiente canción: “Esto es un tema nuestro, se llama Ultravioleta“. Sonaba el tema que les empujó a escoger el nombre del grupo  (y porque no decirlo, nuestro favorito) en el que decidían cambiar el pasaporte a Las Vegas por uno a Murcia.

Llegaba el turno de presentar su último single, “Todo lo que me juraste”, en directo. Ya habían conectado con el público desde el primer momento, por lo que no les costó hacer que aprendieran y cantaran el escenario ellos solos. “Estoy por subiros a todos aquí arriba y bajarme yo“, bromeaba Carlos. La magia estaba hecha.

¿Y qué mejor forma de despedirse que haciéndonos saltar? Ninguna, por lo que, haciendo muestra de su buen gusto musical, escogían “Salta” de Tequila para terminar ese mini-concierto que se hizo más breve de lo que fue. Así, saltando entre humo y  bajo luces color azul eléctrico los murcianos se despedían haciendo la verdadera función de un telonero, divertir al público y hacerle entrar en calor. Nos vemos pronto chicos, y que sea muy pronto.

Llegada la hora de la estrella, las luces bajaban y tonos azules cubrían el escenario- Por la puerta de backstage no tardaba en salir una joven banda, muy joven, liderada por tres instrumentos de viento. A ellos no tardaba en sumarse un carismático Miki, quien con una amplia sonrisa exclamaba “Buenas noches Murcia” causando sensación en el público. Sonaba “La última palabray lo cierto es que yo estaba sin palabras y gratamente sorprendida de encontrar tan alto nivel de instrumentación convertido en fiesta encima del escenario. En mi cabeza pensaba “estoy ante una versión joven de La Pegatina“. Pero aún no había visto nada.

Bajo luces lilas los tres vientos se adelantaban en el escenario para el siguiente tema, retirándose a después a balancearse a la tarima mientras bajo y guitarra se enfrentaban y Miki ponía voz “Nadie se Salva”. El artista se desplazaba por el escenario como pez en el agua, pero aún sorprendía más la forma en lo que lo hacían sus músicos, perfectamente coreografiados.

Por primera vez el artista cogía el micro para hablar, recordando su paso por los Playa 40 Pop , donde prometió volver a Murcia; “Y aquí estamos. Muchísimas gracias por venir y esperemos que lo paséis la mitad de bien que nos lo pasamos nosotros encima de escenario”, añadía. Llegaba la primera sorpresa de la noche, bajo luces cálidas sonaba una versión de “Prefiero” de Antílopez. Si hasta aquí había pensado que me encontraba ante una versión de La Pegatina en joven, fue entonces cuando comencé a ver el parecido con Ska-p, lo que desde luego es más que positivo, aún más para una banda que lleva tan pocos tiempo girando.

La segunda cover llegaría ahora: “La canción se llama Gasolina y es de un grupo de Tarrasa que se llama Kayo Malayo”. No tendría ni que llegar a explicar lo que habíamos de responder cuándo preguntara “¿sabes lo que pasa cuando pones gasolina?”, todo el público conocía la respuesta: “¿qué pasa? ¿qué pasa?”.  Y lo que no lo sabíamos, cantamos y saltamos igual. De hecho, saltamos como no lo habíamos hecho hasta ahora.

“Me han dicho que en Murcia nunca hace frío y que vivís siempre en un Eterno Verano“, decía Miki para chivarnos el título de la siguiente canción. Bajo luces verdes toda su banda se situó en hilera, dando un paso al frente cada uno de ellos en su correspondiente estrofa ofreciéndonos un baile y un solo. La complicidad entre los músicos se hacía cada vez más notoria. El título del siguiente tema lo desvelaría contando un chiste: “¿Qué le dice un pavo a otro pavo antes de irse a dormir? Apaga la luz”. De nuevo el baile no faltaba y el público se uniría con palmas.

Desaparecía ahora la banda de escena y Miki invitaba a Malva a cantar con él: “un fuerte aplauso para Malva”. Los de Murcia subían al escenario y entre abrazos y abrazos Carlos nos hacía señas para que aplaudiéramos a Miki. Nada más coger el micro , hacía uso de él para regalar a Miki una camiseta del grupo: “Miki yo quiero hacerte un regalo y esta camiseta, para que te acuerdes de nosotros y te acuerdes siempre de Murcia. Da gusto encontrarse gente como tú en el camino, con esos ojos y esa magia. Da gusto encontrarse gente como Miki y que siente la música de esa manera. Tío, tienes un corazón que no te cabe en el pecho”. El de Tarrasa se mostraba agradecido y tras comentar que se la pondría después preguntaba a los murcianos “¿Les decimos que canción vamos a cantar o empezamos? ¿Tú crees que la conocerán?”. “Yo creo que sí”, respondía un pícaro Carlos, y vaya que sí. En toda la noche se habían escuchado tales gritos de júbilo ni cantar tan alto. Sonaba “El ataque de los chicas cocodrilo“, canción que el ex-triunfito cantó en una de las galas junto con Carlos Right. Y, lo cierto es que nada tenía que envidiarle un Carlos a otro, y es que, como ya hemos comentado antes, el murciano devoraba el escenario. Si bien, cuando finalizó Miki comentó que este tema siempre le recordaba a su compañero.

 

 

Con la vuelta de la banda a escenario los vientos volvían a situarse en primera línea, lo cual era un alivio momentáneo para el cuello de los que estábamos fascinados con ellos. Miki no tardaba en adelantarse para ponerle voz a “La vida es un carnaval” de Celia Cruz, tema que enlazaron conA quién le importa” de Alaska, haciendo bailar y cantar a fans, padres, periodistas y camareros.

“Este tema no es para vosotros, tampoco para nosotros, es Per tu”, decía para introducir uno de los temas en catalán de su disco. El regga-pop de este tema volvió a ser bailado tanto encima como debajo del escenario (y fue aquí donde confirmamos el parecido con Ska-p). También aquí Miki se ganó un merecido aplauso por acercar el catalán a sus fans y por concienciar políticamente al público comentando “Hemos cantado en catalán en catalán en Murcia, ¿ha pasado algo? ¿no, verdad?”

Para seguir, bajo luces azules y algo de luces sacaban al escenario el buenrollismo de “Vivir al 100%”. Llegaba el turno del tema que había estrenado videoclip ese mismo día, lo presentaba asíEsta canción la compuse en un momento de la academia bastante bastante malo que pasamos, pero luego por la tarde vino a vernos una persona que desprende luz y alegría, que es Sofía Ellar, así que esta canción va dedicada a Sofía Ellar”. SonabaCoral del Arrecife”, en el que brillaban los vientos y en el que el público cantaba tan alto que le cedía el micro en el estribillo.

Llegaba la última cover de la noche, otra que conocíamos todos y que posiblemente llevábamos años sin oír, “Qué lastima, pero adiós”, en la que toda la banda danzaba coreografiada. Tras este balanceo por parte de banda y público vendrían otros dos temas del disco cargados de buenrollismo; “Cabaña” y “Una lluna al aiuga”.

Antes de irse , tocaba sacar la balada” a escena. Se despedían así con el ohohoh de “Escriurem”. Pero, lo cierto es que no colaba y que todos sabíamos que quedaban los dos temazos de la noche. Efectivamente, toda la banda volvería a salir con la misma energía incial , haciendo gala de los vientos para introducir “La venda”,momento en el que la sala casi cae abajo de los saltos a los que la sometió el público. Ahora sí, cerraban el concierto con“Celebrate”, primer single de Amuza y que define totalmente el concepto del disco: ALEGRÍA.

Así, tras bailarnos el Baby Shark, Miki y su banda se despedían con lo que esperamos que sea un hasta pronto.

¡Gracias por la fiesta!

Helga Melgarejo de Ibarra

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: