Noche de contrastes con Tú No Existes y Doble Elefante en Madrid

El pasado 25 de enero estuvimos en el Fotomatón Bar en Madrid a seguir disfrutando de Los Cuerpos Celestes de Doble Elefante, y descubrir a Tú No existes, grupo barcelonés que venía a presentar su primer álbum de larga duración, Tercera República.

Algunos contratiempos previos a dicha celebración parecía que fuesen a empañar el disfrute de dicho espectáculo, como la lluvia (que vale, es la época, pero es menos agradable a la hora de salir de casa pudiéndose uno quedar a ver la gala de Los Goya, que se celebró ese mismo día), o el retraso que provocaron las pruebas de sonido. Esto último en parte influenciado por el control de los decibelios en el espacio, al no tratarse de una sala de concierto al uso sino de un bar en el que se celebran conciertos.

Partiendo de lo anterior, iniciaron la velada Edu Montoya y Roger Torralbo, nombres que se encuentran detrás del proyecto denominado Tú No Existes. Con una propuesta muy interesante (dos músicos en escena y una potente base electrónica como hilo conductor) creaban una base rítmica adictiva basada en unas partes instrumentales (mayoritariamente electrónicas) propias de una sesión de DJ, que nos impedía no llevar el ritmo con las caderas, pies y cualquier otra articulación que estuviese medianamente engrasada.

Tras arrancar el show con una introductoria voz en off que nos puso en situación tirando de ironía, se presentaron con “Carl Sagan“, sencillo con el que se dieron a conocer allá en 2014, se presentan al público que poco a poco fue llenando el espacio de este bar/sala. Lo interesante de que la música fuese artificial, es que permitía una mayor variedad con respecto a su versión de estudio, ofreciendo entonces una propuesta descocida incluso para aquellos que ya hayan escuchado los temas que este grupo tiene publicados.

Otra peculiaridad de plantear los temas desde esa base electrónica, es que pudieron ser enlazados sin cortes entre ellos, como sucedería con la siguiente, “Backgammon“, tema inédito hasta la fecha. Llegados a este punto, fuimos conscientes que al menos en esta primera parte de los dos conciertos que escucharíamos, el sonido era bastante aceptable, no llegando por tanto a producirse los miedos que nos habíamos infundado al respecto antes del comienzo.

La primera canción de Tercera República que escucharíamos esa noche llegaría con la presentación de la hija de Roger (en forma de audio), invitándonos a un “Starbucks en Venus“. En esta primera ocasión del grupo en Madrid, trajeron un dreamwave subido de revoluciones que recordaba al electro ochentero. Sus temas “En las Faldas del Etna” o  “Nueva Astronomía“, incluidos en el mencionado último trabajo, serían prueba de ello, dando fe de ese sonido realmente alternativo que ofrecían.

Siguieron sucediéndose los temas con una parte vocal a medio camino entre lo cantado y lo recitado, y unas letras con evidentes mensajes de crítica social, como sucedería con “Himne nacional“, primera canción en catalán del grupo, que se trata de una version de “National Anthem“, canción original de Radiohead.

Para “TK Pulsar” les acompañaría en el escenario Lidia Anaut, quien del mismo modo pondría voz a sus versos en la versión de estudio. La canción de melodía hipnótica trasladó el foto a Lidia, dejando prácticamente a sus dos compañeros de escena a un segundo plano. Edu no podría dejar pasar la broma de “No se veía algo así de un catalán y una navarra desde Alfred y Amaia“.

Vislumbrando el final del concierto, bajó Edu al público para interpretar “Tierra Interior“, la que fuese en su día single de este álbum, acabando con “Escala Marco Pantani“, tema con el que precisamente cierran Tercera República. No faltaron los agradecimientos correspondientes a la organización, técnicos y a sus compañeros de velada, Doble Elefante, quienes jugaban el partido como locales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sin presentación arrancan batería, guitarra y bajo para mostrar los primeros acordes de “Gente de Bien“, para tranquilizarnos estos también sobre las dudas que nos habíamos creado con respecto al sonido. Como hemos dicho al comienzo, pese que se trata más de un bar en el que se hacen conciertos que una sala como tal, el sonido nos pareció bastante más que aceptable (mejor que en algunas salas que supuestamente están más enfocadas en ellos).

El grupo en el que Mikki lleva la voz cantante (así como la segunda guitarra), completado con Flix7000 a la batería, Nacho Maga a la guitarra principal y Juanjo Reig al bajo, y tras seguir transmitiendo buenas vibraciones con su “Gigante Menguante” (la segunda favorita para un servidor, en una difícil disputa por el primer puesto con la que ya diré en su momento), agradecieron a Tú No Existes por abrir esa velada con su interesante propuesta.

Tras “Para ti” retrocederíamos unos años para rescatar el tema con el que abrían su anterior trabajo El Último Rey Del Día (2018), concretamente con “El incidente 126“, ese tema oscuro que abría dicho álbum y cuya atmósfera replicaron a los que nos encontramos llenando el Fotomatón Bar aquella noche.

Y para dar otra pincelada más a su discografía, también recordaron a su anterior EP Ahora o Nunca (2014), interpretando el tema con el que inicia dicho disco, y que además de ser entonces la carta e presentación del grupo se trata de la canción que les da nombre. Los temas se siguieron sucediendo sin más palabras entre ellos que algún “¿Qué tal estáis?” para mantener esa conexión recíproca tan bonita que se sucede en los espacios de conciertos con un aforo tan reducido.

Seguiría “Réquiem“, y en penúltimo lugar nos ofrecerían “Los Cuerpos Celestes“, la canción que da nombre a este tercer trabajo que siguen presentando, y que publicaron a finales del pasado 2019. Siguiendo ese espíritu evolutivo de su versión de estudio, marcado por un interesante crescendo en las melodías, comenzaron el tema de forma minimalista e incluso íntima a voz y guitarra, a la que se fueron incorporando el resto de instrumentos según el tema iba avanzando. Para acabar en el éxtasis al que desembocaba esta pieza, Mikki baja al público a transmitir toda esa energía que la canción.

Llegados a este punto surgió el gran problema al que nos vimos enfrentados esa noche. Por falta de tiempo, se vieron obligados a recortar algún tema. Según vimos en el setlist, alguna otra canción durante el concierto también tuvo que ser omitida, pero no se trataba de un caso tan grave como tener que elegir entre “La Entrenadora” o “El Cielo Sobre Berlín“, los dos temas que sirvieron en su día como adelantos de este último disco, y probablemente entonces las dos canciones con más aceptación o cariño por parte del público.

En ese caso, pese a que el público no dejó muy claro cuál de las dos opciones era la que debería salvarse en esa decisión salomónica (por unos momentos eso de estar tantas personas a voces gritando cuál debería ser la elegida, me recordó al Congreso en plena sesión, con la diferencia que las decisiones que tomamos nosotros esa noche era mucho más importante), la que tuvo el honor de cerrar el show fue “El Cielo Sobre Berlín“, la canción favorita de aquí quien escribe (No sé si es que al ser con la que les descubrí le tengo un cariño especial, o es que objetivamente es un temazo, pero sin duda es una estupenda carta de presentación para todos aquellos que quieran meterse en el mundillo de Doble Elefante.

Finalmente, nos dio tiempo de llegar a casa para acabar de ver la gala de Los Goya y descubrir en directo los últimos premios. Ya que estamos, aprovechamos el poder que las redes nos otorgan para animar a la gente a consumir cultura. Id al cine, al teatro y a conciertos. Comprad discos, camisetas e incluso hasta las chapas, porque en la mayoría de los casos, los grupos (y más concretamente los emergentes) tienen dichos elementos como únicas fuentes de ingreso, luego como únicas fuentes para seguir haciendo música y que nosotros podamos seguir disfrutando de ellos.

Nos vemos en las salas,

Fran Salamanca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: