Shinova se coronan en el Castillo de Santa Bárbara

El viernes 12 de julio unas cien personas subían a lo alto del Castillo de Santa Barbara (Alicante) con motivo del primer Live The Roof , ciclo de conciertos  exclusivos e íntimos en formatos inéditos  situados en lo alto del Castillo de Santa Bárbara, con Shinova.  Cabe destacar que las primeras entradas agotadas para esta temporada de Live The Roof fueron las de Shinova en Alicante, segunda fecha de esta nueva gira para los vízcainos.La imagen puede contener: cielo, nube y exterior

Sobre las 20h subíamos una cuesta que nos llevaba a una azotea del castillo, la cual se hallaba preparada de la forma más encantadora posible. Un pequeño escenario, una hilera de sillas, bancos, una barra, un tapiz sobre el que sentarse (en el que jugaban cuatro niños) y vistas al mar .

La imagen puede contener: cielo y exterior

No hay descripción de la foto disponible.

 

A las 21h, tras una hora de amenizada, salían puntualmente los de Berriz. Ya habíamos estado en su primer live the roof, por lo que sabíamos lo que  había.  Un repertorio específico para esta gira, y es que, son varias las canciones que han necesitado una vuelta para volverse acústicas. Lo primero que observábamos, y que denotaba su verdadera intención de hacer las canciones 100% acústicas, es que habían decidido dejar al batería y al bajista en casa (si hay bajo no 100% acústico), pasando de ser un quinteto a un trío de voz, guitarra/teclado y guitarra/coros. O al menos eso parecía, pues Erlantz (guitarra y coros hasta ahora) desempeñaba el rol de “hombre orquesta”,llevando también un pedal stombox y una pandereta en los pies.

 El show comenzaba con “La buhardilla de La Musa”, una de las joyas de su último disco, “Cartas de Navegación” a la que seguiría el tema que da título al disco. La tercera canción no sería otra que uno de los himnos de la banda “Niña Kamikaze”, que llevada al formato acústico alcanzaba rozaba el intimismo.

Adivinábamos el siguiente tema cuando nos adelantaban que hace poco habían hecho una versión nueva con otro artistas. Se referían a“En el otro extremo”, tema para el que han contado con la colaboración de Marc de Dorian. Por supuesto, un divertido Gabriel no dudaba en bromear pidiendo a Marc que saliera (no colaba, no).  Así,  daban paso al tema más electrónico de su carrera llevado a un terreno acústico en el que la voz encargada de los coros relucía como nunca. Seguían entonces con una de las líricas de su ultimo trabajo; tocaba“Guerra y Paz”.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, personas sentadas y exterior

Era el momento entonces de una de las canciones más importantes de su trayectoria, aquella que nos recuerda que “si vimos sombras es que siempre hubo luz”;“Qué casualidad”. Para continuar, dos de las nuevas en las que también notamos un trabajo increíble para haberlas podido transportar a esa dimensión acústica: “Mirlo Blanco” y “El álbum”.

Por supuesto, no podía faltar la mítica “Volver”, tema que da nombre al disco que les hizo dar el salto, en la que el públicose encargó de hacer unos coros. Así, manteniendo el lirismo y la atmósfera conseguida, rescataban uno de los temas más lentos y bellos de su carrera; “La ciudad dormida”.

Para el final, como es tradición, dejaron la trilogía de oro; “Doce meses”(nuestra favorita), “Para cambiar el mundo“( en la que, como es habitual, alguien saltó a preguntar ¿para qué? quitándole el puesto del vocalista) y “A treinta metros”(donde Gabriel casi deja atrás el formato acústico y salta al público dejándose llevar por la energía recibida).

Entre aplausos y reverencias, otro artista subía al escenario para mostrar el cuadro pintado durante el concierto, donde podía verse el castillo, a Shinova y la puesta de sol que ofrecía el paisaje desde detrás del patio del castillo.

PERO, no tan rápido, bajo los gritos de “otra, otra, otra”, los murcianos consiguieron que el trío volviese al escenario. Confesaba entonces Erlantz  que  esto había sucedido en Murcia, no tenían ninguna más preparada, por lo que pidiésemos. Nombres de canciones de toda su trayectoria sonaban en toda la azotea , pero por encima de todas se distinguía los gritos de “VIAJERO” . “¿Probamos con Viajero?”, preguntaba el guitarrista a sus compañeros. “Viajero es complicada”, decía Gabriel, “lo vamos a intentar”.  Así, arriesgándose a llevar una de las canciones con más ritmo al formato acústico contentaban al público. Ofreciendo resistencia a bajar nos regalaban entonces la última; “Expectativas y espejismos”, donde la belleza de los coros volvió a destacar como no lo hace en el disco.

Ahora sí, tocaba despedirse y bajar del castillo antes de que el ascensor cerrara y nos quedásemos atrapados en aquel maravilloso cuento.

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, exterior

Solo podemos recomendaros asistir a cualquier concierto organizado por Live The Roof y Meet and Live sobre ese paisaje ensoñador y por supuesto a cualquier fecha de live the roof de Shinova (y en general a cualquier concierto suyo).

Helga Melgarejo de Ibarra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: