34000 locos bailan con Izal en el Wizink Center: “¡Lo que os gusta una fiesta!”

Después de recorrer una treintena de festivales en 2018, el quinteto Izal volvía en marzo a los escenarios con una gira propia. Hasta donde sabíamos muy currada y con muchos efectos especiales. No sabíamos nada, ni nos podíamos hacer una idea de la inmensidad de espectáculo que llevarían consigo.

Como era de esperar, el soldout en Madrid no tardó en producirse. Nueva fecha al día siguiente y nuevo soldout. Dos llenazos seguidos del Wiznk Center. 34 almas haciendo Autoterapia. Nada que el grupo no merezca.

Lñegó el ansiado 5 de abril acompañado de frío, lluvia y granizo a la capital. Pero, esto no impidió las colas para ver desde las primeras filas. Finalmente a las 20h abrían puertas y la abalancha se sucedía. Tras dos horas de espera, comenzaba el espectáculo.

La nave aterrizaba y los Izales salían con su traje de astronauta. Sonaba  “La increíble historia del hombre que podía volar pero no sabía como”, tema del videoclip en el que se inspira la gira. La gente, chillaba, lloraba y cantaba, la espera se había hecho larga. El concierto seguía con “Ruidoblanco” y el temazo de los temazos, Copacabana.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario y concierto

Nuestros astronautas desaparecían y la tripulación nos pedía que les ilumináramos. Miles de móvil se encendían ante la llegada del grupo , esta vestido con ropa normal.

“Muchas gracias por tanta luz”, decía un Mikel sincero.

Sonaba entonces un tema que consiguió hacer llorar a más de uno, Pequeña gran Revolución.

El Mikel hablador salía entonces:

“Nos preguntaban en una entrevista si nos daba vértigo esto que nos hacéis vivir. El vértigo era hace muchos años cuando ibamos en un coche con Alejandro al volante. Esto no es vértigo, es un gustazo, es un placer”

“Voy a gastar una de las balas de esta noche. Una de las cosas que van a ocurrir a Iván no le gusta absolutamente nada, pero va a ocurrir. Hoy es su cumpleaños. No hicieron falta más palabras para poner a 16000 almas a entonar el cumpleaños feliz con Mikel como director de orquesta. Gato, bajista del grupo, no dudaba en recorrerse el escenario para ir a abrazar a su compañero. “Iván, sin ninguna duda, es uno de los seres que nos llenan”, decía el vocalista para presentar el siguiente tema, en el que pudimos ver en las pantallas a todo el equipo de profesionales que trabaja detrás de Izal.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas tocando instrumentos musicales y noche

Un precioso juego de luces iluminaba la escena. Mikel recitaba ahora un fragmento de La Piedra Invisible: “Seguirán creciendo piedras, afiladas cuchillas, piedras, y llenarán de ti mis zapatos,
pesadas, eternas, quietas. Pero más firmes serán los pasos que me alejen de tu guerra,
convirtiéndome en un loco que por pura inocencia, ríe y sueña. Por despertar de una
pieza, intacto, virgen de ausencias. Sobreviviendo a las bestias que poblaron nuestras
ruinas, y que cambiaron rutina por cólera, olvido, y traidora fiesta. Mas seguirán
cayendo piedras, afiladas cuchillas, PIEDRAS.”

Sonaba entonces, “Variables”, tema al que seguiría “Despedida”.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, nube, noche y cielo

La imagen puede contener: una o varias personas, cielo, noche y nube

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario y tocando un instrumento musical

Alberto, Gato y Alejandro se despedían de sus compañeros. Iván al piano y Mikel quedaban en el escenario para realizar una acerdísima versión de un acertadísimo rescatado tema: Arte Moderno. El resto de sus compañeros no tardaban en aparecer para sumar su instrumentos en el punto culminante de la canción.

La imagen puede contener: una o varias personas e interior

Seguían con dos de las viejas, pero también de las más queridas por el público: Agujeros de gusano y Tu continente. LLegaba entonces el turno de desvelar el uso de la aplicación “Autoterapia”, el público debía escoger entre Palos de Ciego, A los que volveremos y Conclusión en Do para Ukelele. Como era de esperar, la elegida fue Palos de Ciego.

Mikel dejaba los honores de presentar el siguiente tema a Gato, bajista del grupo, quien lo dedicaba a su padre. Sonaba “El temblor”. El subidón llegaba con el siguiente tema: ¡PÁNICO PRÁCTICO! Para proseguir uno de los temas más esperados, dado que a pesar de ser de los favoritos del público no se asomó en ningún festival del 2018: “Canción para nadie”.

Para el siguiente tema,  nos esperaban unas proyecciones en las pantallas que recorrían la infancia de los cinco componentes de Izal. ¡Qué bien! 

La imagen puede contener: 2 personas, personas en el escenario

Bajo luces roja llegaba ahora, Hambre, a la que segurían “Oro y Humo”, “Autoterapia”, -tema que da nombre a su último trabajo, “Magia y efectos especiales” y “Asuntos delicados” antes de despedirse con”El pozo”.

Pero no tardaban en volver para deleitarnos con el tema más lento de su carrera en un formato totalmente distinto al acostumbrado. Los cinco Izales se aglutinaban en centro del escenario para concedernos una “Pausa”.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, noche y concierto

Fueron muchas las personas que volvieron a hacer uso de la aplicación Autoterapia para mostrar su pantalla en verde. Decía Mikel entonces:

“Hay gente usando la aplicación de forma bastante inteligente. ..Hoy, esta aquí entre estas 17000 personas,…Quizá le hayais pisado, quizá le hayáis tirado un poco de cerveza encima, quizá la hayais abrazado en un acto de acceso a motividad- lo que viene siendo venirse arriba-. Pero hoy, está entre nosotros en carne y hueso, no es una metáfora, la mujer de verde.”

Sonaba así uno de los temas más especiales para el grupo y para el público.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario y noche

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, concierto y noche

Por supuesto, no nos podíamos ir sin “El Baile”. Globos gigantes volaron sobre nuestras cabezas  y la multitud bailaba, aporreaba los globos y se divertía como no lo había hecho hasta el momento. “Lo que os gusta una fiesta”, exclamaba Mikel mientras recorría el escenario bailando con cada uno de sus compañeros antes de capuzarse entre el público.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario y concierto

No podía haber un mejor fin de fiesta,…O sí. Descubríamos entonces al capitán de la nave. Y tras el agradecimiento del público nos despedíamos con Bill Murray, pues al día siguiente repetían ese “loop salvaje”.

 

Helga Melgarejo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: