Asistimos al inicio de la gira Tiempos de Impacto de Sienna en Madrid

El pasado 7 de febrero arrancó en la madrileña Moby Dick la gira que llevará a Sienna a recorrer gran parte del territorio nacional, en la que ya hay confirmados numerosas fechas tanto en salas como en festivales, para presentar su esperado segundo álbum.

Horas antes de la celebración del señalado evento, anunciaron que se habían agotado todas las entradas, lo cual no significaba otra cosa que un augurio de éxito esa velada.

Con apenas una semana desde la publicación del disco, apuesta arriesgada en una banda emergente al no dejar mucho tiempo para que el público interiorizase y reposase más sus canciones, nos encontramos con unas primeras filas a borde de escenario totalmente entregadas acompañando a Sienna en unos estribillos que habían pasado a ser de todos los allí presentes.

Después de tenernos acostumbrados a esas camisas loquísimas con las que actuaba hasta hace unos meses, nos “sorprendió” con una camisa básica oscura, en la línea e imagen de este disco. ¿Y qué tendrá que ver el color de la camisa en todo esto? ¿Hemos inaugurado una nueva sección de estilismo en El Último Palco y no lo hemos anunciado en las redes? Estad tranquilos, cuando abramos la sección de moda os daremos la tabarra a través de Instagram, pero de momento no está en nuestros planes.

Al hablar del colores, aunque lo comentemos un poco a nivel anecdótico, nos referimos a que notamos cómo en este nuevo trabajo Sienna se nos ofrece un sonido más crudo, puro y sincero, y menos cargado de florituras, que por su parte, se podrían interpretar anteriormente como una forma de llamar la atención o de evasión de la realidad. Y esta idea tan personal trasciende incluso a las propias canciones para convertirse en un mensaje que se manifiesta más allá incluso de la música.

La otra característica principal que marcó la tónica del concierto fue la actitud de Álex. Pese a que ya de por sí lo frecuente es que sobre el vocalista recaiga gran parte de la atención del público, este es uno de esos casos donde se nos presenta un frontman (lo qué me gusta a mí usar esa palabra) con un carisma arrollador y una presencia totalmente magnética, resultando difícil apartar la vista de su puesta en escena, moviéndose por todo el espacio como pez en el agua.

Y es que pese a lo anterior, nos llamó la atención que apenas dedicase unas pocas palabras entre temas (o bloques de canciones) más allá que mencionar los meros títulos de los mismos. En cierta forma, contrastaba esa personalidad que parecía tímida y más introvertida en los mencionados momentos, con el animal escénico en el que se transformaba cuando comenzaba la música y en vez de hablar, nos cantaba todo lo que llevaba tiempo queriendo soltar.

Precisamente como ese animal desatado, que pasa de estar enjaulado o cohibido a plantar cara a aquello (o aquellos) que le oprimían, comenzó el concierto con “Una Presa que Atacar“, el éxito que planteó como adelanto de este trabajo el pasado diciembre, y que tan buena acogida ha tenido por parte de crítica y público.

Al igual que el disco, siguió con “Solo te noto a ti“, otro corte igualmente enérgico, haciendo entonces que el espectáculo se iniciase por todo alto y apostando fuerte con dos de las canciones más potentes de Tiempos de Impacto, en lugar de haber dejado los singles para cerrar el concierto.

Hubo un momento en el que preguntó al público sobre cuál era el tema preferido de este disco, resultando una amplia mayoría decantándose por los dos temas anteriormente mencionados. Puede que mucho tenga que ver que hayan sido los adelantos del mismo, pero es que son dos piezas que funcionan por sí solas como un cañón, canciones que han sido creadas para el éxito. ¿Las han propuesto entonces como singles porque son de las más fáciles de conectar con el público, o han conectado bien con los seguidores porque han sido singles? Nosotros nos decantamos claramente por la primera de las opciones.

También hubo tiempo para escuchar lo más destacado de Trágico y Fugaz (2017), siendo “El Clímax Final” e “Insensatos” los primeros cortes del mismo que sonarían aquella noche. Tras “La Ley de la atracción“, y mientras afinaba la guitarra para el único tema en el que la usaría, realizó una de las pocas intervenciones en las que presentó uno de los temas. Recordó cuando hace unos años vivía en Madrid, y pasaba por bares y garitos interpretando “Sigue Hasta que Duela” (Y no nos referimos precisamente a lo que dices cuando te están rascando la espalda).

Seguimos haciendo un repaso por el álbum que nos encontrábamos estrenando en directo con “Al pulmón y a los huesos“, la enérgica balada “La cabeza y el juicio“, o la cañera “Tu hipotético don“, en la que descargó toda la ira y rabia contenida y mostrada en la versión de estudio.

Tras “El destello” y “Multitudes“, con sus ritmos sugerentes que nos van arrastrando a su voluntad, llegó “Anestesiados“, en la que una mala pasada en problemas de sonido hizo que el público se quedase con uno de los estribillos a nivel instrumental, sin su correspondiente letra, pero que Álex supo enmendar haciendo un bis de estribillo al fina de la misma.

Sería también el último impacto que escucharíamos esa velada, dejando por tanto a “No es tu eco” fuera del setlist, suponemos que por tener una energía algo más dispar que el resto, con aires mucho más lentos e incluso pesimistas que sus compañeras de álbum. No obstante, es una de las canciones que nos ha resultado más interesantes o inquietantes del disco, como comentaremos en el análisis del mismo que publicaremos en los próximos días, por lo que estamos deseando que llegue el momento con el formato idóneo (presuponemos que en algún tipo de acústico) para sentir dichos acordes en directo.

Se despidió con los grandes éxitos de Trágico y Fugaz, comenzando con “Épico y Mortal“, e intercalando el tema que usó de transición entre dicho disco y Tiempos de Impacto, “El simulacro“, para acabar por todo lo alto con “Como dos cometas“, con un público entregadísimo que pedía más y más.

Creemos que fue una apuesta arriesgada, como dijimos al comienzo, dejar tan solo unos días desde la publicación del disco hasta el concierto de presentación, puesto que podríamos entender que no ha habido mucho tiempo para interiorizar los temas que escucharíamos esa noche. Sin embargo, se confirma que el público de Sienna es bastante fiel y entregado, demostrando que incluso les habrían sobrado días para aprenderse los estribillos, acompañando a la banda en este especial concierto, que será el primero de muchos en los que escucharemos Tiempos de Impacto.

Nos vemos en las salas,

Fran Salamanca

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: