Band À Part regresa con ‘Templos y Neones’, su nuevo disco

Un álbum que nace de su aventura por la ciudad de Tokio, lleno de referencias niponas y alcanzando unos logros que van más allá del pop

 

A veces la vida se podría contar a base de los viajes que hemos hecho a lo largo de ella. Hace tiempo que no sabíamos nada de BAND À PART, pero es que viajar lleva su tiempo. El camino impregna la inspiración y, en el caso de Javi y Coral, ha dado como resultado este ‘Templos y Neones’, su segundo disco de formato más largo.

Un álbum que nace de su aventura por la increíble ciudad de Tokio, embriagándose de referencias niponas tanto sonoras como visuales y alcanzando unos logros que van más allá del pop.

Ellos hablan del City Pop (un estilo musical que ocurrió durante la época de bonanza en Japón en los años ochenta, y que mezclaba disco, funk y synth-pop), del vapor wave y del future funk. Y así nace ‘Templos y Neones’, un trabajo que respira inevitablemente una fusión de culturas y de referencias y que se divide en dos partes.

La cara A, la que representa a la parte más nocturna y hedonista, abunda en música de baile, neones y luces destellantes. Comienza con “Cómo Hablar Con Chicas En Las Fiestas“, J-Pop electrónico altamente bailable y pegadizo, que ya nos habían avanzado en formato de Single Digital. “Nuestro Momento” es más oscura, con texturas densas, sintetizadores gruesos y descaro a la hora de mirar a la pista de baile. “El Año Sin Verano“, sin embargo, saca el aspecto más puramente pop del grupo, más limpio y melódico, recordando a unos THE CURE que juegan con sintetizadores y arpegiadores. “Templos Y Neones” es un ejercicio de disco music capaz de recordarnos a los clásicos, como Donna Summer, o a los más efectivos mensajeros actuales como MASTERS AT WORK o LA CASA AZUL, mientras que “City Pop” cierra esta primera cara con un pop instrumental y elegante, sin concesiones.

La cara B, la que busca representar la parte más diurna de las ciudades bulliciosas, se abre con “Una Y Otra Vez“. Un tema con el que se acercan al shoegazing con la ayuda en la producción de sus compañeros Iván Eva de LINDA GUILALA, creando una mezcla de ruido y melodía impecable. “Parques Y Jardines” es lounge-pop acústico y Shibuya-kei, entre LE MANS y NIZA, con un maravilloso rasgueo de guitarra, en una versión bastante fiel del “Sunny Silent Park” del grupo japonés SWINGING POPSICLE. “La Neurona Espejo” nos retrotrae de nuevo al europop más bailable, mientras que “Supersimetría” es puro sonido BAND À PART: encantador, cristalino, de esas canciones que encandilan a los fans del mejor indie-pop. Y para terminar “Todas Se Llaman Anne“, una delicia de pop instrumental, muy cerca de las mejores piezas de THE YEARNING e incluso de algunas de las más evocadoras y pizpiretas de THE DIVINE COMEDY.

Templos y Neones‘ más que un disco es una vivencia, y como tal es rica, diversa y a veces esquiva. Javi y Coral regresan con la maleta llena de historias, melodías e imágenes. Ahora solo queda darles la mano y dejarse llevar por este emocionante viaje.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: