Combatimos el frío con Antártico y Niño Bravo en Madrid

El 18 de enero estuvimos en El Perro de la Parte de Atrás del Coche con Antártico y Niño Bravo. Estos últimos, estrenaron además en Madrid su último trabajo La Mañana.

En primer lugar, los cordobeses Niño Bravo nos dieron la bienvenida la bienvenida con el potente bajo y la percusión tan marcada en directo de “¿Qué Fue de Santacruz?“, tema incluido en su último EP La Mañana. Este tema con tintes oscuros sirvió entonces para presentarnos en directo este último trabajo, mostrando una fuerza y energía que dejaban claro cuál iba a ser la tónica durante todo el concierto.

Tras recordar su anterior trabajo Niño Bravo (2018) con “No“, cambiaron posiciones Miguel Santacruz (Voz principal y segunda guitarra, hasta ese momento) y José Muñoz (Coros y bajo, hasta ese momento), resultándonos llamativo ese intercambio de roles por implicar a quien lleva la voz cantante (incluido su instrumento). De esta forma nos presentaron “Espadas“, con las mismas voces que en su versión de estudio en el disco que se encontraban presentando. La banda la completan Manuel Laguna a la batería y Rafael Hurtado a la guitarra.

Interpretaron después “Una Canción de los Planetas” y no nos referimos a “Un Buen Día“, sino a la canción con dicho título incluido en su anterior trabajo, y con la que los chicos nos mostraron su sorpresa sobre lo impredecible de cómo van a funcionar las canciones. Como comentaron,  les llamaba la atención que su canción más reproducida fuese una canción tranquila, como también sucediese por ejemplo con Viva Suecia y El Milagro, donde “Días Amables” (La más lenta del álbum) es la tercera más escuchada del mismo, por debajo de los dos adelantos que sacaron previamente. “La canción que viene ahora no es de este EP, es del anterior, y curiosamente es la más reproducida pero también es la más tranquila. Esperemos que os guste

José Ángel López, con quien colaboraron en “Entre la Mentira y la Verdad“, les acompañó con dicho en directo a la trompeta, al igual que lo hiciese en su versión de estudio, y volvieron a  efectuar el cambio de voces principales para “Mirando Atrás“. Nos parece un elemento, que además de diferenciarles con otros grupos, aporta dinamismo y variedad sonora, ya que nos encontramos con dos voces potentes pero de timbres bastante distintos.

El final se sentía cerca “Bueno familia, nos quedan dos canciones y nos vamos“, llegando a llos últimos temas del show. “La Pista“, con su pegadizo estribillo “Tienes que marchar, irte cuanto antes, montarte en el primer vuelo a Marte, o a cualquier otra parte” siguió siendo motor de bailes y saltos, dando el relevo a “Arena“.

Tras amagar irse (que estaba claro que esas dos no eran las últimas canciones porque faltaban dos, y de las imprescindibles), inician su recta final con “Flotamos“, la que en su día fue primer adelanto de La Mañana. La facilidad del estribillos con apenas letra, pero con una melodía muy característica, facilitó que los allí presentes pudiésemos dejarnos llevar para sentirnos un Niño Bravo más.


Se despiden con “Richter“, potenciando la voz ligeramente rasgada de Miguel, y contando con el público para cantar el estribillo como un eco (poner aqui estribillo”).Queremos que lo escuche Depedro” nos animaba  a acompañarle en ese tema, en alusión la concierto que se estaba celebrando al mismo tiempo en La Riviera.

El eco de los gritos de “¡Bravo, Niño Bravo! ¡Bravo, Niño Bravo!” por parte del público fueron la despedida con la que dejaron libre el escenario para los compañeros de Antártico.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Llegaron entonces lo madrileños Curro Mata (voz y guitarra), José Mora (bajo), Fer Altozano (batería) y Nico Montilla (guitarra), comenzando con una extensa intro musical creando así un halo de misterio. Los primeros acordes de “Sobrenatural” comenzaron con rabia y fuerza, y aunque nos dijesen en la canción eso de “Vete corriendo, vete de aquí“, no les hicimos mucho caso porque lo que aquello acababa de empezar.

Buenas noches, somos Antártico. Un lujo y qué p*ta alegría ver la sala así abarrotada” Y es que el efecto de haber hecho un sold out era totalmente visible. “Apagón” y “Qué Más Puedo Pedir“ siguieron marcando el tono de rock&roll con ritmos bailables que tanto les caracteriza, y que había quedado patente desde el primer instante.

Uno de sus clásicos, “Último Hombre Bueno” sirvió para comprobar que todo el público estaba de lleno en el concierto, acompañando a Curro en los versos del estribillo. “Yo que soy tan diplomático” decían… bueno, los hombre buenos que son muy diplomáticos no dicen palabrotas así que dejaremos la veracidad de sus palabras en duda para el polígrafo. “

Dejamos a un lado los ritmos lentos del desamor de “30 de Agosto“ para seguir bailando con “Carne y Hueso“. Ese tema presentado por unos golpes de bombo al que se le van sumando unos acordes de guitarra, suponía haber pasado el ecuador de su espectáculo.

El frío antártico de ese lluvioso enero se pudo combatir en cierto modo acompañándoles con palmas en “Supervivencia“ y “Ya No Quieres Vivir Más“, dando pie al dúo de canciones que tienen hasta el momento en las plataformas digitales (os dejamos AQUÍ el enlace para que les echéis un ojo).

Para quien no lo sepa, tenemos dos temas por ahora en Spotify, por ahora, nos quedan muchos más. Los que habéis escuchado Spotify Antártico, os lo sabéis. Este se llama Cíclico y circular” Aclaró Fer. Tras hacer ese repaso cíclico en la relación, así como en la linea 6 de metro, hicieron el primer amago de despedida con “Carruseles“.


Volvimos a ver esta ocasión muchas camisetas de antártico, quedando patente que su ejército de fieles seguidores son la garantía de lo prometedor de esta banda. “¡Cuánta camiseta de Antártico, me cago en la leche! ¡Cómo os queremos!“, agradecían al público.

No faltaron tampoco los agradecimientos a la sala, particularizando en Héctor, a Víctor el técnico de sonido, y a Niño Bravo por invitarles en esa velada.

No obstante, gran parte de los asistentes ya conocen el juego de estos chicos, así que no dudaron en pedir la última. Y no solamente a grito de “Otra, otra”, sino pidiendo una concreta: “Día de Furia”.

¿Queréis acabar arriba?” preguntaba Fer. Aunque algunos entre el público lo pedían era “Queremos un disco“, de momento nos brindaron la canción gritada en el turno de peticiones. Además, esperamos que “Día de Furia” sea la siguiente en ser publicada, porque nos parece de un corte distinto a las otras dos editadas, de aire más lento pero de ritmo elegante y un estribillo que me dice: “por favor, reprodúceme en blucle“. 

Desde aquí deseamos suerte a Niño Bravo en su gira de La Mañana, y obviamente animamos a todos los que nos leen que aprovechen si estos cordobeses pasan por su ciudad que aprovechen la oportunidad para acercarse a descubrirles en directo. Por otro lado, Seguiremos pendiente de nuestros amigos de Antártico, esperando a que pronto nos den más material para poder compartir con todos vosotros.

Nos vemos en las salas,

Fran Salamanca

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: