Crónica: Inicio de gira de “Cartas de Navegación”. Shinova amarra anclas en la capital con un sold-out en la Riviera.

Crónica: Inicio de gira de “Cartas de Navegación”. Shinova amarra anclas en la capital con un sold-out en la Riviera.

Hacía meses que el 2 de febrero estaba marcado nuestros calendarios. Teníamos una cita con Shinova, que un año después de su último concierto en sala en Madrid repetían fecha y ciudad. Esta vez para iniciar la gira de  su último trabajo  “Cartas de Navegación”. A pesar de haberse pasado a una sala más grande (de Joy Eslava a La Riviera) agotaron las entradas con dos meses de antelación. Nadie quería perderse el evento.

Al llegar al lugar encontramos una cola que recorría metros, personas de todas las edades en ella (unos me duplicarían la edad y a otros se la duplicaría yo). A las 20h las puertas se abrieron y nos entregaban una pulsera LED que debíamos de devolver al salir (a cambio nos entregarían una tarjeta con código BIDI para descargar un remix de “El álbum” con Amatria). Solo una pista que adelantaba el cuidado juego de luces que tendríamos esa noche.

Al entrar un faro, faro que guiaba a Shinova en el inicio de esta nueva travesía, la gira “Cartas de Navegación”.

La imagen puede contener: una o varias personas y noche

Conforme iba llegando la hora del show podíamos observar como la sala se llenaba hasta la bandera. En este fragmento de tiempo comencé a preguntarme con qué canción comenzaría el show. Me costaba imaginar a Shinova saliendo a escena con otra canción que no fuese “Tengo” (canción con la que han abierto toda la gira de festivales). Sin embargo, estaba segura de que innovarían e incluso sería “una de las nuevas”.

Del mismo modo observaba la disposición del escenario. Había cambiado. Anteriormente quedaba Josh (batería) en segunda línea y en primera: Ander (bajista),Erlantz (guitarra y coros), Gabriel (voz) y Dani (guitarra eléctrica). La diferencia estaba en que ahora Dani también incorporaba teclado. Por ello quedaban en primera línea micros y bajo y en segunda teclados y batería. Cabe añadir, que como seña de identidad, Dani había colocado encima de su teclado un funko de Rick  (Rick y Morty).

La imagen puede contener: noche y exterior

 A las 21h una luz oscura cubría un escenario, en el centro la luz de un faro.  La batería se iluminaba y aparecía Josh Froufe (baterista del grupo) aporreándola. No tardábamos en divisar las siluetas de Erlantz, Dani y Ander.  Cuando distingamos las primeras notas de “Expectativas y Espejismos”, Gabriel de la Rosa (líder del grupo), vestido con chaqueta de cuero pisaba el escenario para enraizarse a él. No duraría este demasiado tiempo enganchado al pie de micro, sino que comenzaría a desplazarse por el escenario haciendo participe al público de la canción. Las luces acompañaban al tema en todo momento. Gabriel volvía al micro, pero no para quedar estático, sino para agregar fuerza y dinamismo a cada verso.

La imagen puede contener: una o varias personas

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario y noche

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenarioLa imagen puede contener: una o varias personas y exteriorLas luces azules se desvanecían para el segundo tema, otra de las nuevas, pero no tan nuevas, era el turno de “Utopía”, canción que aunque incluida en este último trabajo los festivaleros ya habíamos podido oír. Y es que, si hay una canción de Shinova que invite al baile es esta. Así, dentro del espacio vital del que disponíamos, bailamos y saltamos desde el segundo tema.

La imagen puede contener: una o varias personas

Pero, llegaba ahora uno de los temazos de la banda, de los de siempre, las luces se teñían de rojo para “Niña Kamikaze”. El público enloquecía. Así, en la parte instrumental Erlantz nos deleitaba con un solazo de guitarra (quien además de llevar el instrumento, también hace los coros) y Ander se desplazaba para acompañar a su amigo el batería.

La imagen puede contener: una o varias personas

La imagen puede contener: 1 persona, tocando un instrumento musical, guitarra y noche

Tras este SUBIDÓN , la voz en off de José Mujica nos daba una lección de vida en 47 segundos. Narraba así:

“Inventamos una montaña de consumo superfluo, y hay que tirar y vivir comprando y tirando. Y lo que estamos gastando es tiempo de vida, porque cuando yo compro algo, o tú, no lo compras con plata, lo compras con el tiempo de vida que tuviste que gastar para tener esa plata. Pero con esta diferencia: la única cosa que no se puede comprar es la vida. La vida se gasta. Y es miserable gastar la vida para perder libertad.”

 

Cogía entonces Gabriel el micrófono para dirigirse al público. “Muy buenas noches” exclamaba el vocalista, que ante la oleada de respuestas decía agradecido; «Madre mía del amor hermoso…Es un verdadero placer comenzar aquí la gira de cartas de Navegación. Muchísimas gracias de corazón por acompañarnos esta noche.» ¿Estamos bien?», preguntaba y ante los miles de “sí” respondía:  

«No os imaginéis la maravilla que es escucharos desde aquí arriba.»

 

“Cartas de Navegación”, nos chivaba Gabriel  antes de dar paso al segundo single de este último trabajo. Esta vez, Gabriel decidió no desplazarse por el escenario y permanecer en el centro dando sentido físico a cada frase.  Este tema fue en el primero en el que el polifacético Dani, se giraba en mitad del tema para pasar de la eléctrica al teclado y después seguir con la eléctrica. 

La imagen puede contener: 1 persona, tocando un instrumento musical, guitarra y nocheLa imagen puede contener: 1 persona, tocando un instrumento musical, guitarra y nocheLa imagen puede contener: 1 persona, tocando un instrumento musical, guitarra y noche

La imagen puede contener: una o varias personas, noche y cielo

Destellos azules aparecían en el escenario, era el turno de la bella canción “Aurora”.Tras los aplausos Erlantz cambiaba su guitarra eléctrica por una acústica y Gabriel volvía a ajercer de orador, recordando que la última vez que estuvieron en Madrid hacía justo un año. «¿Alguien estuvo allí?», preguntaba. «¿Todos? No, no, a ver, no puede ser. Por aforo es imposible. Pero lo vamos a pasar por alto. Muchísimas gracias a los que hayáis querido repetir. Muchísimas gracias a todos los rostros que hayan querido acercarse a escucharme cantar, a ser parte de las canciones. Muchas gracias, de corazón.

No sabéis lo felices que nos hacéis.»

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, noche y concierto

El escenario era cubierto por una luz rojiza y decenas de destellos para “Viajero”, indiscutiblemente el tema más pegadizo de la banda. Erlantz  y Gabriel nos guiaban para seguir un sencillo ritmo de palmadas que todos imitabamos (y que seguiría en nuestra cabeza durante días). Por primera vez se iluminaban nuestras pulseras LED, cuya luz iría cambiando a lo largo de la noche.

Distinguíamos entonces las primeras notas de uno de los temas clave de la banda: “Volver”. El público cantaba un volumen al que no lo había hecho antes , por lo que Gabriel cedió la palabra al público en el primer y segundo estribillo para dejarles cantar aquello de “Y el sonido familiar del saxofón en la avenida,vestiremos con palabras que nos queden bien y bajo influjo de garden ,marcharemos con anhelo de volver volver volver volver volver voooolver”. Pero, no fue la única vez durante del tema, sino que también les dejo acabar la canción. “Qué felices”, comentaba la chica de mi izquierda y sí. Si algo reflejaban los rostros de la banda y los de público era felicidad. Si algo tiene Shinova con el público es conexión.

 La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie y noche

Las luces cambiaban totalmente para  “Guerra y Paz”, corte 1 de su último trabajo. Una vez más Gabriel hacía muestra de su presencia y porte en el escenario. Quizás en este tema, más que en ningún otro, la fuerza de la voz de Gabriel y la dulce voz de Erlantz casaban a la perfección. A continuación,  un juego de luces verdes iluminaba ahora el escenario. Sonaba el tercer single de este álbum: “En el otro extremo” . De nuevo, Dani volvía a alternar entre guitarra/teclado/guitarra con una asombrosa facilidad.La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

La imagen puede contener: una o varias personas y noche

La imagen puede contener: una o varias personas, cielo y exterior

Sin duda, la sorpresa llegó a continuación. Bajo una iluminación teñida de rojo distinguíamos las primeras notas de “Gravedad Cero”, tema perteneciente a ‘’Ana y el Artista Temerario’’. Una vez más la fidelidad del público quedó demostrada, pues a pesar de no haber sonado en ningún festival, todos la  cantaban e incluso, se emocionaban.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, cielo, calzado y exterior

Tras la emoción del tema, las luces subían y Gabriel  se desplazaba por el escenario para decir: «Nos vamos acercando al final». Un eco de «nooooooooooos» llegaba desde todos los puntos de la sala. «Un poquillo sí. Pero bueno, de todas maneras, hoy, por eso nos acercamos al final vayámonos despidiendo.

No es palabrería barata, no es coaching de google o de instagram, es cierto. Estamos aquí y en este momento. Este es el comienzo, el inicio, de muchas cosas.¡Estamos juntos! Creo que si conseguimos ser conscientes de eso…»

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, en el escenario, tocando un instrumento musical, noche y concierto

Una sonrisa se dibujaba en la cara de vocalista y del resto de la banda. El público había reconocido las primeras notas de de “Mirlo Blanco Blanco retando al vendaval” (nueva versión realizada por Erlantz Prieto de uno de los temas con mejor acogida del álbum) y se hallaba coreando el “oh ohhh oh oooh” inicial. Continuaba Gabriel:«Todo lucirá de otro color y diremos “Joder, esto merece la pena.” Por este momento, por este instante…» Los coros del público seguían al ritmo de la música y el vocalista decidía unirse para después preguntar «¿cómo es?» al público y ofrecerles el micro. El público subía el volumen y Gabriel volvía a repetir el proceso. Cuando los coros se oían en toda la sala, la música bajaba y ruido de chasco sonaba de fondo.

Un divertido Gabriel hablaba ahora: «A ver, ¿en serio metemos aquí esta charla motivacional? Tres semanas aprendiendomela con gente ayudándome en la dicción…¿Y eso es todo lo que queréis que se os escuche? ¿Eso es todo lo que hay aquí? Vamos a hacerlo bien de verdad. Vamos a hacerlo bien. ¡Nos tienen que oír desde Berlín! ¡Desde Suecia! Incluso, ¡desde Getafe!». Y con esta nueva oportunidad esos coros iniciales se oyeron mucho más fuerte que antes (nos habían hecho reír, se lo habían ganado). «¡ESTO SÍ!», exclamaba Gabriel antes de que música y luces dieran paso al tema.Pero, Shinova no dejaban de sorprendernos; dos enormes es banderas con la imagen “Mirlo blanco retando al vendaval ” se ondeaban a ambos lados del escenario al ritmo de la melodía.  Aquí, Gabriel cambiaba un verso para cantar “LLueve en Madrid, febrero se despide así” y finalmente nos dejaba ofrecia el micro para dejarnos acabar el tema. Un tema en el que tanto grupo, como público disfrutamos como niños.

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, en el escenario y guitarra

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, guitarra

 

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario y nocheDsitinguiamos ahora la intro de “El país de las certezas” (otro de los temazo que nos dejó ‘’Volver’’) con la que comenzamos a saltar mucho antes de que Gabriel se sumara para añadirle letra. “¿Ves? Ya tengo tu atención”, cantaba el vocalista, lo cual se correspondía con la realidad. Desde su sitio Gabriel acaparaba todas las miradas aportando significado físico a la letra con gestos que muchos ya conocíamos e imitábamos. Fue en este estribillo donde público y banda saltamos hasta casi tirar abajo la Riviera.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, cielo y exterior

Aparecía entonces un segundo micro y un atril a la izquierda de Gabriel. Este, comenzaba a cantar a capella otro de los temas más especiales de la banda “Qué Casualidad’”. Pero, no os creáis que canto dos frases, no, ¡cuatro estrofas enteras! Cuatro estrofas que el público cantó tan alto que desde las primeras filas daba la impresión de estar en un estadio.  Y “qué casualidad” que tras la frase “si vimos sombra es que siempre hubo luz ” saliera de entre las sombras un viejo amigo de la banda. “¡Un aplauso para Shuarma!”, gritaba Gabriel. Así, la voz de Shuarma (líder de Elefantes) se unía a la de Gabriel  en un precioso dueto para oportar un extra de brillo a la canción.La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, personas de pie, concierto y texto

Era entonces el turno de ‘’El Álbum’,  primer single de ‘’Cartas de Navegación’’ y que todos los presentas conocíamos  a la perfección. Tras el subidón, la iluminación bajaba para crear un ambiente más intimista, tocaba una de las canciones más sensibles de su trayectoria: ‘’La Ciudad Dormida’’, tema perteneciente a “Volver”. Las luces se teñían de rojo para ‘’Sólo una canción’’, reinvidicativo tema en el que Erlantz nos regalaba otro de sus solazos y Dani volvía alternar entre teclado y guitarra. Tras esto, Shinova salía del escenario. No, no colaba. Aún quedaban temas imprescindibles.

La imagen puede contener: una o varias personas y personas de pie

 

La imagen puede contener: una o varias personas, noche y cielo

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, guitarra, concierto y noche

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, guitarra, concierto y noche 

Efectivamente no tardaron el volver a salir.  Una precioso juego de luces iluminaba el escenario, Erlantz volvía a colgarse la acústica, llegaba una de las canciones de las canciones más bellas de su último trabajo: ‘’La Buhardilla de la Musa’’. Un suave inicio, un cálido estribillo y un potente final.

La imagen puede contener: 1 persona, tocando un instrumento musical, en el escenario, concierto y guitarra

Gabriel volvía a coger el micro entonces: «Hoy se cumplen exactamente doce meses, 365, de nuestro último concierto aquí en Madrid. Ahora sí, esto va finalizando. Pero nos lo guardamos, nos lo quedamos para siempre, de verdad. Muchísimas gracias, de verdad. No nos vamos a cansar, ya se que somos pesados con tantos gracias, pero de verdad así lo sentimos. Gracias por acompañarnos en esta nueva travesía.»  El escenario se teñía de negro y las luces se encendían a la par que comenzaba la música. Las primeras notas despertaban gritos de júbilo en la sala. Era el turno de “Doce Meses (El Año del Maravilloso desastre)”. Era tal el nivel al que cantabamos que Gabriel exclama “Madre mía”. Un volumen que se mantuvo toda la canción, por lo que de forma merecida  Gabriel nos cedía el micro para cantar aquello de “será que ahora hay menos luz, será el invierno y su actitud, será que a lo mejor se lo ha quedado el viento sur.”

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, noche y concierto

Para ir acabando el escenario se volvía azul intenso, Dani se giraba al teclado, sonaba “A treinta metros”. Erlantz comenzaba marcando un ritmo de palmadas que el púbico, obediente, continuaba aún cuando él ya desplazaba los dedos por las cuerdas. Tal cual se había venido dando en el resto de conciertos de la gira anterior, el el punto culminante del tema balas de confetti estallaban sobre nuestras cabezas, lo que nos hacía saltar mucho más alto. En este tema también es el que Gabriel solía bajar al público y cuando ya dábamos por hecho que no iba a pasar, nos sorprende pasando del escenario a la infinita barra de la Riviera, donde continúo cantando y haciendo bailar al personal de la sala. “MADRID UN VERDADERO PLACER. NOS VEMOS PRONTO”, exclama entre salto y salto.

La imagen puede contener: 1 persona, noche

Llegábamos al fin del concierto y Gabriel aprovechaba para agradecer a todos los participes de lo que estaba ocurriendo:

«Nos tenemos que ir. Ahora sí. Gracias. Gracias a vosotros. Estáis viendo algo muy importante. Estáis viendo aquí arriba a cinco músicos, pero hay mucho más. Queremos agradecer a la gente que trabaja codo a codo con nosotros porque gracias a ello todo es mucho más fácil y se lo debemos.» Nombraba entonces el vocalista a Hontza, Planeta Sonoro,Warner Music,  técnicos, blackliner y a Mikel Santos. 

«Bueno, pues somos Ander, Daniel, Frou, Erlantz y Gabriel. Somos SHINOVA, pero vosotros y vosotras también. Un millón de gracias»

 

Y para despedirnos, como no podía ser de otra manera,  humo y serpetinas sobre nuestros cabellos. “Para cambiar el mundo” cerraba el concierto.

Shinova no han cambiado, pero sí se han catapultado. Cada vez ocupan un puesto más alto en los festivales y esto no es casualidad. Son buenos, son muy buenos. La voz de Gabriel de la Rosa de es de las personales de este país. Las letras son de las más cuidadas que puedes escuchar. Han conseguido unas melodías con una personalidad característica, las oyes y dices: “Son Shinova”. Pero es que además de todo esto tienen de los mejores directos que puedes encontrar a nivel nacional. Y digo no han cambiado porque siguen siendo los mismos, no importa si los ves en una sala de 50, de 1000, de 2000 o en un festival de 20000 personas.La misma cercanía y el mismo trato, lo que volvieron a demostrar quedándose a firmar discos y camisetas hasta que les echaran de la sala.

 En resumen: un sonido excelente, un juego de luces y una puesta en escena exquisita, numerosos detalles perfectamente atados, un grupo entregado, un público volcado y una química increíble.

Una noche que marcaba el inicio de una nueva travesía.

La imagen puede contener: 4 personas, personas de pie, barba y texto

 

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, personas de pie, barba y texto

La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo, personas de pie y texto

La imagen puede contener: 1 persona, bailando y texto

 

Si quieres saber más sobre Shinova,

te dejamos la entrevista que les hicimos hace poco.

 

Helga Melgarejo de Ibarra

 


Agradecimientos:

A Aida, por acompañarme.

A All Sounds Promotion por el trato y disposición.

A Hotzka, por hacerlo posible.

Al personal de la Riviera, también por su trato.

Y por supuesto a los chicos de Shinova, por su dedicación, entrega y por regalarnos una noche tan bonita.

1 thought on “Crónica: Inicio de gira de “Cartas de Navegación”. Shinova amarra anclas en la capital con un sold-out en la Riviera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: