Crónica Welcome Estrella de Levante 2018

El pasado viernes se vivía en la plaza de toros de Murcia otra edición del “Welcome estrella levante” y estuvimos ahí para contarlo.

Nunatak, los valientes de la noche

Los “valientes” encargados de estrenar el escenario sin que ni la hora ni el tiempo acompañasen fueron Nunatak.

La banda cartaginesa comenzó el concierto con “Nadie nos va a salvar” y “Bestias Sedientas”, temas con los que ya pusieron en pie a todos y cada uno de los asistentes. Continuaron emocionándonos con A miles de kilómetros” y “Disonancia Perfecta”. El momento íntimo llegó con “Solos”, en el que los asistentes olvidamos por un momento que estábamos en una plaza de toros rodeados de miles de personas y nos sentimos como si nos estuvieran cantando en casa. Con “Nubes” y su característico ukelele supieron hacer sonreír y poner de buen humor hasta a los que estaban en lugar por motivos de trabajo. Acto seguido, la banda supo cambiar radicalmente el estado de ánimo de todo el público y hacer saltar hasta los de la última fila con “El Grito”. Para no perder la costumbre, Adrián (vocalista del grupo) nos pidió que cantásemos con ellos Sigues en pie’. Para despedirse tocaron ‘Aún respira’ e hicieron saltar a toda la plaza de toros con Romper el cielo’.

Después de haber podido ver a este grupo tantas veces y después del conciertazo del pasado viernes solo puedo decir “tiempo al tiempo, valientes”; y es que, aunque las melodías y las letras de estos chicos siempre hayan sido brillantes, su seguridad en el escenario y, por ello, la calidad de su directo, se ha multiplicado. Así, aunque poco a poco el grupo se haya hecho un hueco en el panorama nacional, a este paso tocarán y “romperán el cielo”.

“El momento” de La Casa Azul

Y llegó la hora de La Casa Azul. Guille y compañía salieron al escenario conjuntados con sus míticos cascos blancos y sus gafas futuristas tocando los primeras notas de “Podría ser peor’, haciendo saltar al público desde el primer momento. 

Fueron tantos los saltos dados en las cuatro primeras canciones (“Podría ser peor”, “Chicle cosmos”, “No más Myolastan” y “Sucumbir”) que si hubiera habido una quinta es más que probable que la plaza de toros hubiera caído abajo. Pero, en medio de esta concentración de energía, Guille Milkyway se sentó al piano y nos dedicó unos momentos de intimidad con el tema “Yo también”, demostrando que, además de un showman, es uno de los mejores músicos de este país.

Instantes después el grupo catalán puso a bailar a absolutamente toda la plaza con temas tan divertidos como  El momento más feliz” “Hasta perder el control”, la reivindicativa canción “La fiesta universal”, temazos como “Los chicos hoy saltarán a la pista”, “Hoy me has dicho hola por primera vez”, “Me gustas”, “Como un fan”, “La vida tranquila”, “A T A R A X I A”, “El momento”, “Superguay” o “Nunca nadie pudo volar”, a los que acompañaban proyecciones audiovisuales de los 90, entre las que cabe citar la de los dibujos animados “Dragon Ball”.

Como no, el colofón final fue el himno generacional “La revolución sexual”, que personas de todas las edades corearon hasta dejarse la voz.

“MGMT VA A SONAR”

Tras la locura de La Casa Azul llegaba el cabeza de cartel, el grupo más esperado por ser internacional: MGMT.

Si las proyecciones, las gafas y los cascos de La Casa Azul habían podido sorprender a los que no habían disfrutado antes de su directo, la salida a escena de MGMT debió sorprender hasta a la persona del recinto que más conciertos hubiera recorrido. El grupo salió a escena causando más ruido del que se había oído en toda la noche y Andrew VanWyngarden (vocalista principal) interpretó She Works out too much’ subido a una bicicleta estática, lo que demostraba que se hallaba en plena forma física.

No nos vamos a engañar, la mayoría del público que se hallaba en la plaza conocía a la banda por sus dos grandes éxitos “Kids” y “Time to pretend”, por lo que, para bien o para mal, todos salieron sorprendidos del lugar. Fuera como fuere, el público enloqueció cuando sonaron las primeras notas del tercer tema Time to pretend y lo cantó hasta dejarse la voz.  

Pero el show no había hecho más que empezar: además de un escenario lleno de vegetación, el grupo estuvo acompañado durante todo el concierto de todo tipo de recursos visuales que potenciaban la psicodelia, entre los que destacaría el smartphone girando en todas las pantallas durante TSLAMP”, o tal vez el hinchable con la imagen de la portada de su último disco que sacaron enLittle Dark Age”.

Con “Siberian Breaks”, una canción de doce minutos de duración, MGMT dejaba claro que son más que un grupo con dos canciones y que, además, esas dos canciones no  definen ni se acercan a representar el resto de la trayectoria del grupo. Pero también dejaban claro que eso era lo que hacían, gustara o no. Después de sus doce minutos de declaración de intenciones llegaba “Me and Michael”, tema con el que sacaron su mítica bola de espejos e iluminaron toda la plaza.  Pero el grupo no podía irse sin antes tocar la canción que les llevó a la fama. Así, cuando Ben tocaba las primeras notas de “Kids”(canción que hasta el que hubiera acabado ahí por casualidad conocía) todo el público se vino arriba y cantó como no lo había hecho durante todo el show. 

Tras lo que pudiese haber sido una despedida, ante las insistencias del público y las voces exclamando “OTRA, OTRA, OTRA”, volvieron a salir al escenario para tocarThe Youth”, cerrando así la velada y otra edición más de Welcome Estrella Levante Murcia.

¡LARGA VIDA AL WELCOME ESTRELLA LEVANTE MURCIA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: