El largometraje protagonizado por Second y Soledad Vélez en un cine cargado de música

El Cine Albéniz fue escenario, el pasado 21 de febrero, del concierto inaugural del MaF 2019 (Málaga de Festival). En estos días Málaga saca sus mejores galas para acoger este gran evento que no solo apuesta por la proyección de películas de sello nacional, entre otras actividades, sino que además, la música también es protagonista y es invitada a pisar su alfombra roja. Este año me ha dado el poder disfrutar del directo de Anillos y Raíces de la bandaza murciana Second y del último disco publicado, y primero grabado en castellano, de la chilena Soledad Vélez.

Con una entrada rota en la mano y sentada en la butaca de un cine un jueves, sin ser día del espectador, solo faltaban las palomitas en la otra cuando las luces bajaban indicando el esperado comienzo de la película que estábamos dispuestos a ver con ganas, todos los que habíamos hecho colgar esa noche el cartel de función agotada en un cine convertido por una noche en sala de concierto.

Entre sintetizadores aparecía, acompañada a los teclados de Jordi Sapena, Soledad Vélez en el escenario. Con seis trabajos publicados a sus espaldas, el talento de esta joven aterrizaba a los pies de la pantalla enganchándonos desde la primera canción y llevándonos al rollo del universo de sus letras rápidamente con su potente sonido eléctrico.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, concierto y noche

Tengo que decir que el directo de Nuevas Épocas me supo a poco, y no por la calidad de este, sino todo lo contrario, por el limitado tiempo de show para disfrutarla y es que el pop electrónico de Soledad y el ritmo de canciones de este álbum; como “Flecha”, “Pa´ Siempre”  o “Vamos a Tu Casa”, entre otras, dejaba a un público entrado en calor con el estribillo de “Cromo y Platino” dando vueltas en nuestra cabeza y con ganas de más.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario e interior

 

Tras una breve pausa y cambio de cinta, faltan aplausos para recibir a los protagonistas de la noche, aparece en escena Second. Expectantes, empezamos a escuchar “En Otra Dimensión” y es así como da comienzo este concierto tan diferente y, por desgracia, con repertorio limitado por el poco tiempo, de la gira de Anillos y Raíces.

 

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, personas tocando instrumentos musicales, noche e interior

Sinceramente, ver a Second en este contexto era algo que llevaba unos meses llamándome la atención, pero por otro lado no sabía cómo iba a llevar mi cuerpo el disfrutar de sus canciones estando sentada; esta duda tuvo rápida respuesta en situación, ya que la butaca la sentí por poco tiempo.

¿Se puede poner a un cine en pie desde la primera canción hasta la última? Yo te digo que sí. Esta banda nos demostró que se puede. Y es que haciendo algo nuevo, éramos unos pocos los atrevidos, dispersos por todo el cine, a romper el hielo e ir levantándonos mientras coreábamos este primer tema.

La imagen puede contener: una o varias personas

Seguido, tras invitarnos Sean a ello, “Rodamos” con ellos y ya sí, todos estamos metidos en el  concierto de Second. Sin nadie sentado desde las primeras notas de este temazo de su segundo álbum, Fracciones de un Segundo, y bien arriba, cantamos y bailamos acompañando su estribillo con unos fuertes oh oh-oh-oh…

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, personas tocando instrumentos musicales, personas de pie, concierto y noche

Encantados de tocar en un cine, además haciendo su primer sold out de la gira, agradecidos bromearon con el hecho de que a pesar de haber tocado invitados incluso en una cárcel, en este espacio tan peculiar era la primera vez que lo hacían, lo cual les llevaba a sentirse en un “Nivel Inexperto”, tema de su anterior disco Viaje Iniciático y en el que nos vinimos más arriba aún.  

Antes de ello llegaba el turno a una canción de una película inspirada en el pasado pero que nos hace teletransportarnos para rescatar así, de Montaña Rusa, un tema que nos habla del futuro, era el turno de “2502”. Y es tras estos conocidos temas cuando, desfilando a la perfección, era momento de preguntarnos, “¿Quién Pensaba en Eso?”. Aunque me es imposible quedarme solo con una canción de su último disco, tengo que decir que esta era una de las que más esperaba cantar con fuerza en su directo ya que tiene algo que me enganchó desde la primera escucha.

 “Contra Viento y Pronóstico” disparamos fuertes uo-oh-oh-oh en el estribillo de esta canción donde las palmas y bailes acompañaron desde la primera nota.

Las puertas abiertas de “Teatro Infinito” nos hicieron cantar a todo pulmón “Muérdeme”. Es tras este temazo de Demasiados Soñadores cuando el escenario se vacía dejando en él la guitarra de un Jorge Guirao tirado por el suelo y, la voz de Sean Frutos acompañada de la de Soledad Vélez, quien fue invitada a salir de nuevo ante el público para hacer un guiño al cine español, con una canción de La Buena Vida, que da banda sonora a la película Embarazados. Apoyada en la butaca suena “Qué Nos Va a Pasar”.

Para no perderse la película, vuelven a la batería Fran Guirao y al bajo Nando Robles quienes, junto con Ricardo Ruiz a los teclados y David Lozano a la guitarra y voces, consiguen con “Sonará en Todas Partes” unir las vidas de personas rompiendo la distancia que las separan y acercarnos más al final no deseado.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, personas tocando instrumentos musicales y noche

Muy cerca de ellos, y con nuestras cuerdas vocales preparadas, llega el momento de darlo todo, como bien nos piden, con “Rincón Exquisito” y es que todavía se me ponen los pelos de punta al recordar cómo no quedaba nadie sin cantar, en ese lugar cargado de magia, “Donde me sentaba yo, escribo desde donde me sentaba yo” y así acabar este himno en forma de canción que nos llevaba a sentir la explosión final del concierto con “Mira a la Gente” y un público divirtiéndose sin querer echar la última claqueta.

Y es así como acabó este gran largometraje digno de Goya, dejándonos con ganas de más Anillos y Raíces. Y es que este concierto fue solo una apertura para todo el verano que nos espera de Second rodando por escenarios de festivales, y no puedo tener más ganas porque la fuerza de sus discos se multiplican por tres, por cuatro y por cinco en su abrumador directo.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, concierto e interior

He de decir que Sean volverá a Málaga muy pronto, y es que junto a Miguel Rivera de Maga y Javier Ojeda de Danza Invisible, el próximo viernes 14 de marzo en el Teatro Echegaray, estas tres voces se unirán en el espectáculo Sin Aliento donde los tres versionarán sus propias canciones en un concierto mágico que dará clausura al MaF.

 

 

Irene López

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: