La lisérgica estela del flamante directo de Rufus T. Firefly en su paso por Málaga, acompañados de Margaux, sumando un sold out más en la gira MagnoliaLoto

El flamante rock psicodélico de Rufus T.Firefly aterrizó el pasado viernes 15 de marzo en Málaga. Muchos fuimos los que decidimos sumarnos al viaje de la Gira MagnoliaLoto con los de Aranjuez, que con trece años de trayectoria a sus espaldas, pisan bien fuerte siendo hoy por hoy uno de los grupos más influyentes dentro del panorama alternativo. Este grupo sabe cómo enganchar, y es que es raro encontrar a quien se suba a la nave del viaje de su directo y no reafirme lo anterior; en mi caso, tras esta hipnótica noche, una vez más me dieron motivos para ello.

Haciendo eco de Sold out, una gran cola puntual, con ganas, esperaba en la puerta para sumergirse en la lisérgica experiencia que crearían los protagonistas poco después. Málaga tampoco quiso perderse a los encargados de dar apertura a la que se avecinaba que sería una gran fiesta nocturna, pues nos pudimos encontrar con un Refugio Sonoro a reventar desde la salida al escenario de Margaux.

La imagen puede contener: una o varias personas, concierto, noche e interior

Ya se sentía un clima especial en una sala llena y así, metiéndonos de lleno en calor, recibimos con “Inercia” a estos mitad malagueños y mitad granadinos y al directo de los temas de su primer trabajo de estudio publicado en 2018 bajo el nombre de la banda, Margaux.

La imagen puede contener: noche

Comenzaron a engancharnos a este con “Surcamos Infinitos” llevándonos hasta “Excusas”, tema con el que empezamos a mover el cuerpo, bailando sin miedo, y es que como “Moscas” revoloteando, nos dejaban tarareando en nuestra cabeza el estribillo de esta canción. Con “Luciérnagas al Sol” nos pusimos un poquito más románticos para acoger a “Monstruos”, primer single de esta banda que si no la conocéis os invito a descubrir ya que pronto dará de que hablar.

La imagen puede contener: una o varias personas, concierto, noche, multitud e interior

Es aquí cuando Javi Teral, voz y guitarra de Margaux, aprovecha para hacer mención y dar las gracias a quien daría el relevo poco después, Víctor Cabezuelo. El cantante y guitarra de Rufus T. Firefly es uno de los “culpables”, como productor, del primer proyecto que nos presentaba esta banda y que suena tan bien.

Y es que la conexión entre estos dos grupos no solo la guarda el aura de la sierra de Granada, donde tocarían al día siguiente, ya que bajo el cielo de esta ciudad no solo cogieron forma estos bonitos temas sino que algunas canciones de Loto, último trabajo de Rufus T. Firefly, surgieron en una habitación de la casa que les refugió en los días de grabación.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, personas tocando instrumentos musicales y concierto

“Dicen que no se brilla sin oscuridad” y con su “Luz” animaron a que no nos quitaran nunca la nuestra. Tras este tema el grupo, que había conseguido alumbrar a los presentes, recuerda al gran John Lennon bajo el nombre de sus iniciales “J.W.L.” y de este modo nos dejaban con un escenario vacío, por poco tiempo.

La imagen puede contener: una o varias personas, noche y multitudLas luces bajan, llegó el momento de recibir en el escenario a Víctor Cabezuelo, voz y guitarra, y a Julia Martín-Maestro, encargada de la batería, percusión y electrónica del dúo. Las ganas, de los que llenábamos esa noche la Sala Trinchera, de temblar con el sonido propio y las impactantes letras que poseen las composiciones de sus últimos trabajos, “Magnolia” (Lago Naranja Records, 2017) y la continuación de las historias de este con “Loto” (Lago Naranja Records, 2018); se palpaban desde el comienzo, adentrándonos en una especial atmósfera creada desde las primeras estelas de “Tsukamori”, canción elegida para dar trasladarnos a la dimensión de Rufus T. Firefly.

La imagen puede contener: una o varias personas, noche y concierto

Si algo tiene este grupo es que es especialista en conseguir hacer del aullido de mi viento canción y es así, como levantando las hojas, tras los primeros aplausos de un público que empezaba a entregarse, acogía “El Halcón Milenario”. He de decir que parte de la culpa de la conexión vivida con este directo, en plena evasión del mundo, la tiene el increíble montaje de luces que acompaña a este show con el que consiguen sumergirnos en el efecto de un caleidoscopio lleno de colores al mirar hacia el escenario durante todo el concierto.

Tras estos dos primeros temas de Magnolia, abrieron una flor de “Loto” para seguidamente presentarse y darnos las gracias por despedir a estos dos discos que, como bien nos decía Víctor, “son más que canciones, una especie de alegato en defensa del arte, la naturaleza y sobre todo del amor como forma de cambio de todos los problemas de este mundo”. ¡Y qué razón tiene!

La imagen puede contener: una o varias personas, noche e interior

El ritmo fluye con “··O··” dando paso a “Demogorgon” que nos llevaba hasta la oscuridad de “Cisne Negro”. Era hora de bajar revoluciones y rompernos, de nuevo, con las baquetas de Julia y su potente batería, a mitad de “Espectro”; recuerdo como mi cabeza en este momento solo pensaba en quedarse con todos los sueños confluidos esa noche en esa sala y así, desapareciendo, llegaba “Última Noche en la Tierra”, primera canción compuesta de esta nueva etapa. La fuerza y el sentir la música de esta diosa, permitídmelo, son de otro planeta.

La imagen puede contener: una o varias personas y noche

Tras “Cristal Oscuro” nos dejaron ciegos con “Un breve e Insignificante Momento en la Breve e Insignificante Historia de la Humanidad” llevándonos hasta una potente y esperada “Pulp Fiction”. Este grupo cala tan adentro que, creo que sin ser conscientes, con sus directos son capaces de acabar con mucha de las “mierdas” de los allí presentes. Es después de este brutal tema y con un público muy arriba donde, sin caer, continuamos el ritmo con “Pompeya”, única canción de “Nueve” (El Lado Izquierdo, 2014) incluida en el repertorio.

La imagen puede contener: una o varias personas, noche y concierto

Después de un tremendo final, sonaron las primeras notas de, para mí, la canción de amor más bonita que alguien te puede dedicar; abrazamos así a “Nebulosa Jade”. Con la cicatriz floreciendo, explotamos con “Druyan & Sagan” la cual les llevó a desaparecer dejándonos a los presentes aclamando su vuelta y así, bajo un eco, es como regresan para dar las gracias a los que hacen posible que suenen de tan putísima madre y que ruedan con ellos y les acompañan en esta gira.

La imagen puede contener: una o varias personas, noche, concierto y multitud

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, noche y conciertoEn abril toca despedirnos de ellos, les toca centrarse en componer un nuevo trabajo que prometen que estará a la altura de todo el amor que han recibido durante este tiempo y, conscientes de la suerte que tienen y la responsabilidad y dificultad que supone esto, nos prometen que van a poner todo de sí, ¡y no lo dudo! Estos chicos pretenden superarse aún, en mi opinión, moviéndose ya en la línea de la perfección con la sonoridad de sus discos y su deslumbrante directo, lleno de transparencia y humildad.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, noche y concierto

Estábamos a tan solo tres canciones para que esto llegase a su final. “Final Fantasy”, la esperada “Magnolia” y el rock de “Río Wolf” eran los temas elegidos para poner broche final a esta bestial noche de música, donde fueron despedidos por unos entregados aplausos de un público que no parecía querer marchar.

La imagen puede contener: una o varias personas, multitud, concierto y noche

Tras la despedida, la fiesta en la sala siguió, el dúo malagueño Hungry Butterfly con su dj set acompañaron, poniendo sus mejores temas, a los que decidieron continuarla.

Puedo asegurar que ver a los Rufus T. Firefly en sala ha sido uno de los mejores orgasmos en lo que va de año, y es que no hay palabras para describir el desgarre al cantar la verdad sus letras y, el sentir y vibrar con la apuesta de nuevas melodías que, acompañados de sintetizadores y un universo paralelo de luces, crean en armonía esta sobresaliente gira.

La imagen puede contener: una o varias personas, multitud y noche

Irene López.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: