Nixon clausura el Inverfest con una “Fiesta” por todo lo alto

El pasado 7 de febrero otro ciclo Inverfest llegaba a sy fin. En esta ocasión, los encargados de clausurar eran los Nixon, pero, no estaban solos, tal cual nos fueron adelantando las semanas previas les acompañaban grandes amigos y grandes talentos: Fito (de Siloé), Adri (de Nunatak), Sean (de Dinero) y Alex (de Kitai).

La imagen puede contener: texto

Si algo caracteriza a estos cincos apañaos almerienses es el sello propio que gastan. Si los conocéis sabéis de que os hablo y si no estáis a tiempo y no tenéis excusa porque no paran de sumar fechas Girando por Salas, del norte muy a mi pesar, y desde esta primavera van a sonar bien alto porque se avecina carretera, biberones para alguno, y pulsera de festival.

Nixon es de esas bandas que ya tienen motivos para creérselo. Algo tienen estos chicos que acaban resonando en la boca y en los oídos de todo aquel y aquella que los ven. Si de algo pueden presumir es de su directo, estos te enganchan de comienzo a final y allá por donde van ya logran hacerse su hueco con llenos que dejan escenarios pequeños deslumbrando con su magia a los que se lanzan a verlos por primera vez y a los que nos dejamos volver a destellar con motivo, porque cada día es más la gente que se suma a este viaje, bien por sorpresa o por ganas de repetir o comprobar el boca a boca que dejan y así convertirlos en el gran descubrimiento.

Está claro que su último disco, Utopía, ha marcado un antes y un después en su corta, pero con años de recorrido, trayectoria musical y tras cinco Fiestas y lluvias de confeti a mis espaldas, esta pasajera no se lo pensó y cogió esta vez el tren para disfrutar de ellos en plenitud el pasado 7 de febrero conquistando la sala El Sol de la capital.

Sin mucha demora y con ganas de dejarse llevar y hacer disfrutar aterrizan en el escenario con la primera explosión de la noche, poniendo broche fin a la última edición del ciclo de conciertos Inverfest, invitándonos a encontrarlos y a empezar a perdernos en su Viaje Interestelar, del cual disfrutaríamos poco después. Suena uno de los temas que más caracteriza a esta banda, nos disponemos a hacer La Fiestaza con ellos.

Comenzaba la hora de bailar y fluir al compás de “Niebla” para dar paso a la primera colaboración de la noche, sube al escenario Adrián (Nunatak) llevándonos a sentir la fuerza “Gravitacional” en una sala donde no estaban solos.

Tocaba viajar y sacar una pincelada de Alter Ego, su primer álbum, pero antes uno de los temas que más ganas tenía de escuchar, llega “Echo de Menos Berlín” haciéndonos encontrar en esa noche mágica la comodidad.

Y en este periodo de calma, que no Karma, la canción que da nombre a su último disco , Utopía, sonó diferente y algo de culpa tuvo en ello Fito (Siloé) quien la hizo suya dejando una versión para el recuerdo.

“Ha llegado el momento de disfrutar” gritaba Álex en mitad de uno de los momentazos más esperados, lo hicimos por primera vez con C”adáver Exquisito”, levantamos los pies del suelo con este temazo que tiene luz propia y que se dejó escuchar con la compañía de Álex (Kitai). Esta, junto con “Vértigo”, que presentarían poco después, son dos canciones que nos amenizarán la espera hasta su próximo disco y que nos dejaban con ganas de más y más Nixon a los allí presentes.

Y lo crearon, crearon una “Muerte Dulce” caminando hacia uno de los momentos más especiales y menos esperados de la velada, un improvisado vaivén deja un escenario medio vacío pero lleno de Diamantes “haciendo vital y eterno ese silencio tan lleno.

Quien no tuvo miedo de subirse al escenario fue el último vozarrón de la noche, aunque no sé si Sean (Dinero) era consciente del estallido que iba a ocurrir, seguíamos ahí y se notó. Antes había que sacar al “Perdedor” que llevamos dentro y disfrutar del espectáculo que estaba llegando a su final.

Tal y como sucede en todos sus finales, se avecina la locura, llega el momento de tirarse por los suelos, de derramar los restos de cervezas a saltos, de no mirar al de al lado, de perderlo todo con Tribal” y de quemar un escenario donde quedaron invitados a subir todos los que regalaron su punto de locura en esta gran noche de la música y que tampoco se quisieron perder los Bitches Deejays, esto no podía acabar mejor. Llegó el fin rodeado de amigos donde solo faltó Góngora (Loudly) ya que la carretera hizo que no pudiera compartir este momento echándolo en falta.

Crónica del concierto del grupo almeriense Nixon el pasado jueves 7 de febrero en la Sala El Sol de Madrid.

Porque Nixon invitan a volver, y a quedarse. Porque su sonido te puede gustar más o menos, pero está claro que gusta. Porque cuando se hace con pasión se nota y estas cinco joyas no necesitan que las pulan porque sin etiquetas ellos ya saben dar vida y brillar.

Irene López.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: