Nos dejamos hipnotizar por Supernova, de Duerme Simón, en la sala Contraclub.

La fría y bisiesta noche del 29 de febrero estuvimos en la madrileña sala Contraclub para dejarnos sorprender por el directo de Supernova, álbum que el dúo de Virginia y Moli (nombres tras Duerme Simón) estrenaron a finales del 2019.

El concierto comenzó al igual que el mencionado disco, con “Fuego Azul” y “Bailando en la oscuridad“, volviendo a encontrarnos con esas situaciones (bastante frecuentes como debe ser, todo sea dicho) en las que el ritmo e intensidad de la canción en el directo adapta los matices necesarios desde la versión de estudio para transmitir una mayor energía en el directo.

Virginia, al mando de los teclados y voz, y haciendo uso en sus intervenciones de un sentido del humor que hizo que no solo estuviésemos pendiente de las canciones, sino también de sus palabras, se dirigió entonces al público por primera vez para presentarse como banda (Estando ella a cargo de los teclados y Moli con la guitarra) y mostrar su sorpresa y agradecimiento al encontrar entre la asistentes numerosas caras nuevas:

Hay mucha gente nueva y es maravilloso“, a lo que añadió: “Hoy va a ser una noche muy especial. Es la primera vez que hacemos un set tan guay, no queremos desvelar muchas cosas, pero va a haber homenajes, va a haber canciones nuevas… y volver a Contraclub es casa” agradeciendo también también a todos aquellos que les siguen incondicionalmente.

Introdujeron entonces el medio tiempo de “Hombre Triste“, para pasar a una versión de “My Life os Going On” de Cecilia Krull, tema perteneciente a la B.S.O. de la famosa serie La Casa de Papel, Pasando a otro cover, aunque está vez homenajeándose a ellos mismos reinterpretando “Invisibilidad“, tema incluido en su anterior álbum, Bendita Valentía, cuyo estilo original se encontraba algo distanciado del sonido que Duerme Simon ha desarrollado en Supernova.  El corte electrónico dotó de una segunda vida a la citada canción, tan esperada y disfrutada por los seguidores más fieles de la banda y por aquellos que les descubrían en directo aquella noche.

De “Sed animal” pasaron a “Mar de la tranquilidad“, tema inspirado en el lugar del mismo nombre en el que Neil Armstrong aterrizó en la luna (una de las diversas referencias astronómicas del disco), mencionando igualmente que es un tema tranquilo (Que parece una nana o una canción evocadora, como ellos mismos comentaron) ideal para cerrar el disco, aunque como Virginia bromeó “Que nadie se duerma ahora por favor.”

La segunda versión de la noche, “Feels like only backwards” de Tame Impala, daría paso a “Recordar“, el tema más emotivo del disco (y la favorita de un servidor), animándonos a todos a que “Si en algún momento tenéis a alguien al lado que merezca la pena, agarradle, dadle un achuchón, porque a lo mejor mañana no está“, siguiendo la temática y mensaje de la canción.

Hay ausencias que dan la vida, y ausencias que te dan la muerte, y todas ellas son importantes. Por eso cuando salí de la habitación y te dije que no podías apagar mi incendio, era totalmente cierto“, palabras que introdujeron “Mi incendio“, siguiendo ese patrón de ritmos que te descubren moviendo las caderas, como bien se había contagiado a gran parte de los presentes en la sala Contraclub, pasando a “Supernova” (precedida por el reglamentario solo de guitarra de Moli).

Encarando la recta final escuchamos “No Surprises” de Radiohead, tercera versión de la noche entre la que escuchamos algún “¡olé tú!” desde el público (ya he manifestado varias veces que los covers en directo me gustan más que la etiqueta de “no requiere plancha“, así que os imagináis el gustirrinín que tenía esa velada), para cuasi despedirse con “Vivir en paz“, tema corte más animado perteneciente a Bendita Valentía, con unos arreglos incluso más festivos con los que encajaría perfectamente en cualquier pista de baile. Pese a los gritos del público de “¡otra, otra!” que pasaron a “¡veinticinco más, veinticinco más!“, finalmente fueron sólo “Guerra Fría“, y “La Ingravidez“las que tuvieron el honor de cerrar el setlist.

Tras este concierto algo más largo de lo habitual en este formato, al no tener que dividir el tiempo con una segunda banda, permitiéndoles hacer un repaso más que completo por su obra, descubrimos en directo a este gran dúo con una interesante propuesta electrónico-funky-pop-psicodélica que animamos al resto a acercarse para dejarse sorprender.

Nos vemos en las salas,

Fran Salamanca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: