Zahara aterriza en Murcia de la mano de Warm UP Festival y nos lleva de viaje con ella: « A todos los que alguna vez me la pidieron y les dije que no»

 

El WARM UP ESTRELLA DE LEVANTE se ha convertido en uno de los festivales más importantes del país. Tanto es así, que el festival organiza showcase y conciertos previos que se extienden a lo largo del año. El 22 de febrero tocaba el turno de uno de los platos fuerte, Zahara, quien había agotado las entradas con meses de antelación.

La imagen puede contener: 2 personas, interior

A las 22h, hora de entrar, no se alcanzaba a ver el final de la cola. Tras una hora de espera contemplando el decorado amenizada con la música de nuestro agrado (Gracias Sala Rem). Zahara y el resto de su banda salía al escenario vestidos con un su informe de astronauta. Una luz morada iluminaba el  escenario, el concierto comenzaba  con “David Duchovni” y todo el públicaba coreaba aquello de “Yo no”.
Yo no”
La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, bailando, tocando un instrumento musical y concierto

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, de pie y concierto

Acto seguido, Zahara agradecía la asistencia a todos los presentes y la prisa para comprar las entradas.  Las luces se volvían cálidas para “Inmaculada Decepción.” corte ocho de su último trabajo.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario y personas de pie

A continuación las luces se volvían azules y la las proyecciones de la pantalla nos hipnotizaban, La artista tomaba posesión de su guitarra para “Caída libre” , tema al que seguirían “El fango” y “Multiverso”.

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, en el escenario y tocando un instrumento musical

 

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, guitarra, concierto y noche

El La proyección del fondo encajaba a la perfección con el siguiente tema:“El universo”. 

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, de pie, concierto, noche, guitarra e interior

Todo volvía a ser azul para“El frío”, tema que nos hizo entrar en un ciclón emocional.

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, noche, guitarra, concierto e interior

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, guitarra y concierto

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, en el escenario

 

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical y noche

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, en el escenario, tocando un instrumento musical, noche, guitarra y concierto

 

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, noche y concierto

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, guitarra y concierto

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, concierto, noche y guitarra

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario y personas tocando instrumentos musicales

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, personas tocando instrumentos musicales y noche

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, personas tocando instrumentos musicales, concierto, guitarra e interior

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, personas tocando instrumentos musicales, concierto, guitarra e interior

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, en el escenario

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, guitarra y texto

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, en el escenario, tocando un instrumento musical, guitarra, noche y concierto

Para el siguiente tema la artista se deshacía de su guitarra y presentaba al músico de su derecha, quien le acompañaría en el siguiente tema, Manuel Cabezalí. “¿Todo bien Manuel? ¿Qué podemos hacer? ¿Hay que hacer algo? A esta gente no le importa, si hay que parar, se para. Tú eres lo importante, Manuel”, bromeaba Zahara antes de  que un pequeño destello parpadeara en la pantalla. Unos destellos morados provocados por la luz y comenzaba “Big Bag”.

La imagen puede contener: una o varias personas y personas en el escenario

Volvía la artista a tomar su instrumento para el siguiente tema. Luces rojas cubrían el escenario para “Hagáse tu voluntad”. 

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario

Luces rojas y moradas se combinaban entonces para “Crash”.

La imagen puede contener: 1 persona

Pero el verdadero espectáculo de luces acompañaría a “Camino a LA”, el tema más rockero hasta el momento.

La imagen puede contener: una o varias personas

La imagen puede contener: una o varias personas y calzado

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario e interior

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, noche e interior

La imagen puede contener: una o varias personas

Llegaba entonces el tema“Guerra y paz” para el que  como comentaba Zahara no había podido contar con Santi Balmes. “No os preocupéis, no odia Murcia, odia todas las ciudades por igual. No ha venido a ninguna. Así que cuando venga por aquí o le veais le echáis la bronca de mi parte.” Si bien, contó la voz de su fiel Martí Perarnau, quien además de formar parte de su banda lidera Mucho.

La imagen puede contener: una o varias personas

La imagen puede contener: una o varias personas y personas de pie

El ambiente se volvía intimista para el tema que da nombre al último trabajo de la artista: “Astronauta”.

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, concierto, noche e interior

Al acabar, la banda desapreció. No tardaría en regresar la artista, si bien en solitario y vestida de purpurina.”Hola, soy Zahara,” saludaba la artista al salir al escenario. “¿Qué sorpresa, eh?”, bromeaba.

Así con naturalidad nos contaba lo que le chivaban por el pinganillo. “Va a pasar un caballero a arreglar una cosa de la guitarra. Uy ¿no va a pasar ningún caballero? Bueno, mientras va a pasar un caballero a darme otra guitarra a mi”.  “¿Quieres pasar?”, preguntaba al otro caballero.”Dice que por detrás”, nos chivaba.

“¿Qué absurdo no? Me habla Dios.  Dios es mi técnico de sonido Me hablan por el pinganillo, entonces claro,yo estoy hablando con él pero vosotros no.  No oigo voces en mi cabeza como si estuviera loca.”

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, en el escenario, tocando un instrumento musical, guitarra y noche

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, en el escenario

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, guitarra y concierto

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, concierto, guitarra y noche

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, concierto, noche y guitarra

La imagen puede contener: 1 persona, tocando un instrumento musical, en el escenario y guitarra

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical y concierto

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, guitarra, noche y concierto

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, guitarra, noche y concierto

“¿Qué os iba a decir yo? Ah, sí, que os voy a cantar una canción.”

Se sucedía entonces el momento más divertido de la noche. Zahara nos relató las las anecdoticas vacaciones que le llevaron a escribir “Adjunto foto del café verbena”. De este modo al llegar el tema, tanto a ella como a los presentes se nos escapaba una sonrisa al entender cada frase. Seguido de este tema vendría “Olor a mandarinas”.

La imagen puede contener: 1 persona, tocando un instrumento musical, en el escenario y guitarra

La imagen puede contener: 1 persona, tocando un instrumento musical y noche

Introducía así la artista el siguiente tema:

“Es una canción  que compuse, hace como catorce o quince años en aquella habitación gris. Cuando la cantaba conectaba con esae habitación y era muy bonito , la verdad. Era precioso ver como emocionaba a la gente. Pero, luego yo me tenía que ir con esa carga de la que no sabía como preescindir, me acompañaba toda la noche y acababa hecha polvo. Y hace unos años, en mitad de un concierto, la pase mal. Lo pase muy muy mal. Dije, “yo no voy a cantar más esta canción, no necesito ponerme así”. Luego pasó el tiempo y estaba tan bien que no quería cantar una canción que me fuera a poner triste. Decidí dejar de tocarla. Alguna vez lo intentaba, pero no terminaba de encontrarme.

Ahora estoy en un momento en el que la canto porque es una canción que ya no me pertenece a mi. Ha llegado a unos lugares que no me podía haber imaginado en mi vida. Es tan bonito recibir mensajes todos, todos, los días de gente que se emociona con esta canción, de gente que versiona esta canción o que la acaba de descubrir. Eso, para la chica que compuso esta canción solo para desahogarse pues es muy bestia.

Así que me quedo ahí, en esa emoción que compartimos. Entonces, es bonito cantarla desde ese lugar.

Hoy la voy a hacer y se la voy a dedicar a todos los que alguna vez me la pidieron y les dije que no.”

Así, con una tenue luz y la artista sola en el escenario se daba lugar no solo el momento más mágico y especial de la noche, sino el que viviríamos por mucho tiempo. Sonaba “Con las ganas”.

La imagen puede contener: 1 persona, noche y guitarra

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, tocando un instrumento musical, noche, guitarra, concierto e interior

Pero de ahí, la cosa no haría más que ascender. Una combinación de luces y poroyecciones llegaba para“La Gracia”. Tema al que seguiría “Bandera blanca”, donde volvió a abandonar la guitarra.

La imagen puede contener: 1 persona, noche

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, noche e interior

Era el turno de la fuerza de “El diluvio universal” .

La imagen puede contener: una o varias personas, concierto y noche

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, en el escenario, de pie, concierto y noche

La imagen puede contener: una o varias personas, noche, concierto e interior

La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, de pie, concierto, noche e interior

La imagen puede contener: 1 persona, de pie, noche e interior

La imagen puede contener: una o varias personas, personas en el escenario, personas de pie, concierto, noche e interior

La imagen puede contener: una o varias personas, noche e interior

La imagen puede contener: una o varias personas e interior

La imagen puede contener: 1 persona, noche e interior

La imagen puede contener: 1 persona, noche

La imagen puede contener: una o varias personas e interior

En la recta final , la artista abandonaba el pie de micro. Así, en el “El deshielo” se paseó por todo el escenario. Para acabar uno de los temas nuevos, pero sin duda ya clave en su carrera: “Hoy la Bestia cena en casa”. Una Zahara divertida que además de bailar por todo el escenario se animó a meterse entre el público para saltar con ellos.

La imagen puede contener: una o varias personas, concierto e interior

Fuerza, potencia, sensibilidad y dulzura combinada con un fantástica puesta en escena.

Una espectáculo visual, un placer auditivo y una catarsis emocional.

 

La imagen puede contener: una o varias personas y noche

 

Sin duda, una noche mágica.

La noche en la que Zahara aterrizó en Murcia y nos hizo volar con ella.

Helga M. de Ibarra

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: